X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Decálogo para familias de niños y adolescentes con móvil o tablet nueva

OPINIÓN • 06/05/2015

Muchos padres y madres se plantean cuestiones como: “¿Para qué quiere una niña de 12-13 años un teléfono móvil?... ¿Y uno de 10 años o menos una tablet?”. Y lo cierto es que es una tentación planteárnoslo en estos términos, si partimos de que nosotros a su edad no necesitábamos tales aparatos. Pero tampoco necesitábamos un coche radiodirigido, ni un scalextric, ni un zoológico de los click, y los pedíamos en nuestras cartas a los Reyes Magos o en nuestros cumpleaños. Estamos hablando de un regalo, no de una necesidad, por lo que debemos dejar a un lado comparaciones temporales que sólo generan incomprensión. Lo cierto es que hoy en día un teléfono inteligente, o una tablet, son utilizados para todo menos para hacer llamadas telefónicas. Un smartphone es una cámara de fotos y vídeo, es un terminal para descargar y escuchar música, es una videoconsola, y además nos permite crear grupos con los que charlar con nuestros amigos o familiares, y acceder a las redes sociales. Nos permite descargar y leer libros, el periódico, acceder a buscadores y a la información disponible en todo el mundo… En fin, tal vez la pregunta que deberíamos hacernos es ¿qué joven o adolescente no quiere uno? Si estos aparatos hubieran existido cuando nuestros abuelos eran niños, ellos sin duda los habrían pedido y utilizado. Es más, seguro que los niños del Renacimiento, o los alumnos de Aristóteles también hubieran deseado tener uno.


Lo que estos terminales ofrecen a los adolescentes y preadolescentes puede resumirse en tres realidades: diversión, relación e información. Y ninguna de estas tres cuestiones es mala. Es bueno que los menores se relacionen, es bueno que se diviertan, y es bueno que tengan acceso a la información.

NO compre un smartphone o una tablet a un menor de 14 años si usted no va a supervisar su uso, ni se va a implicar en su formación

Pero, siempre debe haber un “pero”. El uso inadecuado de estos terminales puede aparejar consecuencias negativas importantes en función del menor y del uso que haga de los mismos. Y esto sí debe tenerse muy en cuenta.  La primera premisa es: NO compre un smartphone o una tablet a un menor de 14 años si usted no va a supervisar su uso, ni se va a implicar en su formación. O, en su defecto, si no está dispuesto a aprender a su lado. Pero si decide comprarlo e implicarse, sepa también que a edades tempranas los niños, niñas y preadolescentes son mucho más receptivos a las indicaciones de sus padres que los chicos y chicas de 14 años. Aceptan ser “turorizados”, mostrar las fotos que se hacen, las conversaciones de whatsapp, los juegos que se descargan, etc. Es más, muchos disfrutan viendo cómo sus padres participan con ellos y desean mostrarles lo que saben hacer. En definitiva: es aconsejable iniciarles en compañía de sus padres, y antes de la llegada de la adolescencia.

Si piensa regalar a sus hijos terminales móviles, tablets o smartphones, tenga en cuenta el siguiente

DECÁLOGO:

1.    Instale previamente un antivirus. Es tan importante tenerlo en el móvil o la tablet como en el ordenador.
2.    Active una contraseña en el terminal para controlar la descarga de aplicaciones o la realización de compras. Sólo usted debe conocer dicha contraseña.
3.    Enséñeles a cuidar su privacidad poniendo con ellos otra contraseña para desbloquear la pantalla, de tal forma que nadie pueda acceder a los contenidos que ellos tienen en el aparato en caso de pérdida o robo.
4.    Controle el tiempo de uso del móvil o tablet. Deben saber cuánto tiempo pueden utilizarlos y en qué horarios. Establezca una diferencia clara entre el uso semanal y de fin de semana.
5.    Delimite espacios y momentos en los que no se permita su uso: durante las comidas y las cenas, en reuniones familiares… y no permita su uso en habitaciones con la puerta cerrada como cuartos de baño.
6.    Si tienen un perfil en una red social, repase con ellos y con frecuencia tanto el nivel de privacidad como los amigos, contactos o seguidores que tengan.
7.    Preste especial atención a las fotos que suben. Acostúmbreles a consultar antes de subir una foto en la que aparezcan ellos mismos, y adviértales sobre la necesidad de respetar la privacidad de los demás no subiendo fotos sin autorización previa de sus padres (obligatorio para los menores de 14 años).
8.    Lea con ellos las condiciones de uso y permisos que solicita cada aplicación que quieran descargarse, para que tomen conciencia de los datos e información personal a los que pueden acceder las distintas apps.
9.    Explíqueles la importancia de no conectarse a redes wi-fi gratuitas y desconocidas, sin haber verificado antes qué entidad es la responsable de dicha red.
10.    Utilice sistemas de control parental que le permitan evitar el acceso a contenidos dañinos e inadecuados.

En definitiva, lea, indague y pregunte sobre el funcionamiento de las tecnologías que utilicen sus hijos. Ellos necesitan que usted siga siendo una referencia a la que poder acudir en caso de duda o ante un problema concreto. Si ellos pueden estar al día, usted también puede.

Guillermo Cánovas, director del Centro de Seguridad en Internet para los menores en España y Fundador de la organización de protección de la infancia PROTEGELES

www.ninosyadolescenteseninternet.com



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
De animales a dioses
OPINIÓN • 20/06/2018
El Dr. Yuval Noah Harari nos ha sorprendido con dos obras de un éxito más que notable: Sapiens y Homo deus. La segunda puede considerarse una continuación de la primera, tal como se refleja en los subtítulos: Una breve historia de la humanidad y Breve historia del mañana. En el texto que sigue presento una breve reseña de las dos voluminosas publicaciones (494 y 492 páginas), siguiendo la síntesis que el mismo Dr. ha realizado en diversas conferencias y entrevistas. Espero no traicionar el pensamiento del autor, y reflejar, al menos en parte, el indudable interés de ambos libros, avalado por su extraordinaria difusión. En la primera de las obras, Sapiens, el Dr. Harari se plantea la siguiente cuestión: ¿qué hizo del homo sapiens la especie victoriosa del planeta? ¿Cómo este mamífero, que genéticamente no es tan diferente de un chimpancé, y que es un animal más débil físicamente que la mayoría de sus competidores, ha logrado imponerse a todos ellos?