X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Una rareza inglesa: la educación espiritual

"Espiritual" suena a piedad religiosa o a esta intragable papilla hecha de superstición, dietas de adelgazamiento y técnicas orientales, pero estamos hablando de algo mucho más serio

REVISTA DE PRENSA • 16/06/2015

Los ingleses no dejan de sorprenderme. Poseen un gran talento práctico, su cultura es empirista, muy matter of fact, son escépticos y, sin embargo, consideran que la educación espiritual debe formar parte del currículo educativo. Así lo ordenó el Parlamento, y así se tiene que cumplir. Conviene advertir que el sistema educativo inglés es completamente laico. Según la Office for Standards in Education del Reino Unido (OFSTED), el “desarrollo espiritual debe promover en los alumnos la reflexión sobre sus propias vidas y la condición humana a través, por ejemplo, de la literatura, la música, el arte, la ciencia, la educación religiosa y la relación con lo sagrado”. Según otra formulación, la educación espiritual trata de pensar sobre aquellas preocupaciones consustanciales al ser humano que no encuentran respuesta en las ciencias positivas. 

Una visión utilitaria de la educación puede pensar que estas son, casi literalmente, “músicas celestiales”. Por eso me intriga que los ingleses no piensen lo mismo, lo que me lleva a reflexionar sobre el sentido de la palabra “espiritual”.

“Espiritual" suena a piedad religiosa o a esa intragable papilla hecha de superstición, dietas de adelgazamiento y técnicas orientales. Estamos hablando de algo más serio. “Espiritual” se opone a corpóreo. Hay necesidades orgánicas y necesidades espirituales. Un gran filósofo de la ciencia –Karl Popper– decía que había tres mundos: el físico (Mundo 1), el psicológico (Mundo 2), y el mundo ideal creado por la inteligencia (Mundo 3). Un ejemplo: piedras, emociones, ecuaciones matemáticas. Otro: sustancias químicas, pensamiento, creaciones éticas. La evolución humana ha ido creando un Mundo 3 cada vez más complejo y rico. Es el que estudian las “ciencias del espíritu”. Los humanos, en este sentido, somos híbridos de naturaleza y cultura. Y la cultura ha ido creando modos de vivir cada vez más alejados del reino animal. Para definir lo que entiendo por “espiritual”, me gusta citar la inscripción que el arquitecto del puente romano de Alcántara dejó en su obra. En realidad se refería a la arquitectura. Estaba admirado por la capacidad de la inteligencia para elevar edificios en contra de la ley de la gravedad. Escribió: plenum ars ubi materia vincitur ipsa sua. Es el arte total mediante el cual la inteligencia se vence a sí misma. Esa es para mí la mejor definición de lo espiritual. Es el ímpetu del humilde ser humano por superarse, por transcenderse, por ir más allá de sí mismo.

El olvido, el desconocimiento o el desprecio de la larga aventura del ser humano pueden convertirnos en seres superficiales, absorbidos por el estímulo presente

Les pondré un ejemplo. Somos animales listos que aspiramos a considerarnos como seres dotados de dignidad. La dignidad no es un concepto científico. Es un concepto espiritual, fruto del ansia de escapar de nuestra condición animal. Este impulso ha movido al hombre desde que apareció en el planeta. Los defensores de la educación espiritual pretenden que no olvidemos este dinamismo ascendente, que no es religioso, aunque las religiones lo hayan subrayado poderosamente.

Corremos el riesgo de olvidar esa dimensión, esa aspiración a la grandeza, lo que entrañaría un empequeñecimiento de las expectativas humanas. Es interesante que la reivindicación de la educación espiritual no venga de los teólogos, sino de los psicólogos. Concretamente, de la psicología positiva, amparada por la poderosa American Psychological Association, que la apoya vigorosamente. La obra de Peterson y Seligman Character, Strenghs and Virtues muestra que todas las culturas humanas coinciden en la apreciación de unas pocas virtudes. Una de ellas es la búsqueda de la transcendencia. De forma sorprendente relacionan con ella la experiencia de la belleza, la gratitud, la esperanza, el humor y la espiritualidad. Todas cosas aparentemente inútiles. Un nutrido equipo de psicólogos ha publicado The Handbook of Spiritual Development in Childhood and Adolescence. Howard Gardner, el premiado psicólogo defensor de las “inteligencias múltiples”, admite la existencia de una "inteligencia espiritual”. Como algunos lectores me critican por citar demasiada bibliografía en inglés, mencionaré a dos autores españoles especialistas en este tema: Carmen Pellicer y Francesc Torralba.

Creo que el olvido, el desconocimiento o el desprecio de la larga aventura del ser humano pueden convertirnos en seres superficiales, absolutamente absorbidos por el estímulo presente. El espíritu abre en cambio unas dimensiones distintas: vuelve hacia la intimidad, se aleja de la pulsión inmediata, y piensa en metas lejanas. Pretende salvarnos de la pesadumbre de las leyes físicas. Hölderlin escribió: “Poéticamente habita el hombre la tierra”. Es una mentira, pero una mentira esperanzadora.

Autor: José Antonio Marina, publicado por El Confidencial el 16/06/2015



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Margaret Boden: "La inteligencia artificial, como el hacha, se puede usar para el bien o para el mal"
REVISTA DE PRENSA • 09/05/2018
Margaret Boden (Maggie para los amigos) ha visto de todo desde 1936. Nació en el Londres de los bombardeos y de Alan Turing, se abrió paso en el masculino mundo de la ciencia y se descolgó en 1977 con Inteligencia Artificial y Hombre Natural, uno de los libros pioneros en un campo que ha contribuido a ensanchar gracias a su 'sabiduría' adquirida en los mundos de la medicina, de la filosofía, de la psicología y de las ciencias cognitivas. A sus 82 años, Boden sigue activa desde su mirador en la Universidad de Sussex, fiel a su condición de insaciable "mariposa intelectual". Nos recibe con vestido floreado en su casa de Brighton, que pronto sentimos como nuestra. Y nos invita a hacer un recorrido por las estanterías donde alternan libros y pequeños frascos de vidrio que se estiran hasta tiempos de los romanos.
Noticia
“Enseñamos a los niños a aprobar exámenes, pero no a pensar y a entender las matemáticas”
REVISTA DE PRENSA • 30/05/2018
Cuando el profesor Yeap Ban Har (Penang, 1968) habla de matemáticas, utiliza términos a menudo vinculados con el mundo de las letras, pero no con el de los números. Para este experto, referente mundial en la enseñanza de matemáticas, aprender esta materia no es tanto hacer cálculos como interiorizar un nuevo idioma. Las matemáticas se leen, se escriben e incluso se debaten. Doctor en educación matemática por la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, y profesor en el Instituto Nacional de Educación del mismo centro, Yeap ha recalado esta semana en Madrid para aportar luz a una pregunta compleja: ¿cómo enseñar matemáticas en los colegios? El experto, que viaja por todo el mundo dando formación a docentes, es la cara visible de un proyecto que la editorial educativa SM y la Universidad de Alcalá pusieron en marcha el año pasado para probar en 20 colegios españoles el llamado método Singapur de enseñanza de las matemáticas.
Noticia
«Debería existir una formación obligatoria para todas las personas que decidan tener un hijo»
REVISTA DE PRENSA • 30/05/2018
Víctor Arufe, ganador de los Premios Educa «Mejor docente de España 2017», no duda al asegurar que la educación de los niños es compleja y requiere de mucho esfuerzo por parte de los progenitores. Añade que los pequeños perciben el mundo de una forma muy diferente a los adultos, y es en esta perspectiva distinta del mundo donde radica la mayoría de los conflictos entre padres e hijos. ¿Qué pueden hacer los padres para que no resulte tan complicado educar a los hijos? Los adultos debemos hacer un esfuerzo en bajar al mundo de los hijos, un mundo donde no entienden, por ejemplo, que les quites las tijeras de forma brusca cuando van a empezar a jugar con ellas. No son conscientes del peligro, y esa reacción brusca de los padres les produce una rabieta inmediata, que puede pasar posteriormente a los gritos y a la autoridad del padre sobre el niño.
Noticia
Todo lo que puedes hacer para lograr hijos bien educados
REVISTA DE PRENSA • 31/05/2018
¡Ya estoy harta! Ya está bien, señores, de seguir aguantando». Así de efusiva y enfadada se mostraba hace unos días Eva Romero, profesora del Instituto Isidro Arcenegui de Marchena (Sevilla), al exponer en el claustro de profesores su indignación «por la mala educación de los alumnos y el proteccionismo de los padres, que quieren que sus hijos aprueben sin sufrir. Me pagan por enseñar, no por aguantar», clamaba. ¿Qué está ocurriendo? ¿Por qué cada vez más docentes se quejan de que sus alumnos les faltan al respeto? ¿Por qué el profesor Don José es ahora para los alumnos Pepe o Pepito? ¿Quién tiene la verdadera responsabilidad de dotar de buena educación a los niños: los padres o el colegio? Para María Jesús Álava Reyes, directora del Centro de Psicología Álava Reyes, es evidente que se ha producido un deterioro en la buena educación y el respeto a los demás y «muchas familias no son conscientes del mal que están haciendo a sus hijos al consentir que sean egoístas, que se crean con derecho a todo, que puedan conseguir las cosas sin esfuerzo, a cambio de nada....».
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.