X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

La OCDE reprocha a España la falta de evaluaciones a los profesores

El organismo destaca que la mayoría de países miembros ya examinan a los docentes

REVISTA DE PRENSA • 24/11/2015

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha reprochado a España la falta de evaluaciones a los docentes. El organismo incide en que el único control se establece en los exámenes de acceso a la profesión en centros públicos, y destaca que "otras formas de evaluación del profesorado no están legisladas", entre las que cita los exámenes regulares, pruebas para promocionar e incentivos asociados a resultados.

En el informe presentado este martes bajo el título Panorama de la Educación, la OCDE detalla que en tres cuartas partes de los 34 países objeto de estudio la evaluación del profesorado está legislada o es un requisito, en casi la mitad de ellos los profesores que obtienen malos resultados en las pruebas deben volver a examinarse, en 11 afecta a su salario, y en una decena de países se les obliga a mejorar su formación. "En España, la única consecuencia de un mal resultado en una evaluación es no conseguir la certificación para el puesto como docente", dice el documento en alusión a la falta de nuevas pruebas una vez obtenida la plaza.

El filósofo y pedagogo José Antonio Marina, al que el Gobierno ha encargado el Libro blanco de la función docente abrió el debate sobre la necesidad de evaluar a los profesores que ejercen en España a comienzos de este mes, cuando propuso que una parte de su retribución estuviera "relacionada con la evaluación del centro entero, de manera que se fomente la implicación de todos los profesores en un proyecto educativo". La idea ya tiene partidarios y detractores: los sindicatos de enseñanza se oponen, el Gobierno dice que la estudiará y el PSOE ya ha incluido en su programa electoral medidas similares. Para la OCDE, los sistemas de incentivos están concebidos "para seleccionar un grupo de profesores con resultados excelentes y reconocer su trabajo".

Por encima en estudios superiores, y en desempleo

El estudio recoge, asimismo, diversas variables que tratan de esbozar un mapa de la situación educativa de los países miembros y asociados. En España, la proporción de adultos entre 25 y 64 años con estudios de FP superior y universitarios (35%) es ligeramente superior a la media de los países de la OCDE (34%), si bien se muestra una brecha mayor con los que tienen menos estudios: gran parte de la población de esta franja de edad, el 43%, solo ha cursado la enseñanza obligatoria, frente al 23% de media de la OCDE por debajo de ese umbral.

Pese a que la cifra de jóvenes de entre 15 y 29 años que estudian supera en España los niveles de 2005 y 2010, y ya son el 45,5%, el fenómeno nini sigue latente. El 25,8% de las personas de esta edad no estudian ni trabajan, 10 puntos por encima de la media de la OCDE, con datos muy similares entre hombres (26%) y mujeres (25,7%). De entre los países de la UE, solo Grecia (28,3%) e Italia (27,6) tienen cifras superiores, con Turquía liderando la estadística en la OCDE con un 31,6% de inactivos en dicha franja de edad.

Los elevados datos de paro siguen siendo los que más alejan a España de países de tamaño y nivel de desarrollo similar. Con datos de 2014, el informe sitúa a España como el segundo país de la OCDE con más desempleo en adultos de entre 25 y 64 años independientemente de los estudios realizados. Entre los que no han ido más allá de la enseñanza obligatoria, solo Eslovaquia tiene mayor porcentaje de parados (39,2%) que España (31,4%), ambas muy por encima del 12,8% de media de la OCDE. España ha retrocedido respecto a 2010, cuando la proporción era del 24,5%, y está lejos del 9,3% de 2005, antes de la llegada de la crisis económica.

Entre la población con estudios de bachillerato y FP de grado medio solo hay más desempleados en Grecia (27,6%). España (21,6%), prácticamente triplica la media de la OCDE (7,7%) y ha empeorado desde el 17,2% de 2010. Por último, entre aquellos que como mínimo tienen un título universitario o de FP superior, la cifra ha pasado del 10,4% al 13,8% de parados, en una estadística negativa también liderada por Grecia con el 19,1%. La media de desempleo de estos titulados es del 5,1% en el conjunto de la OCDE. En todos los niveles de formación, la falta de trabajo en España afecta más a los jóvenes.

El informe, una de las radiografías más completas sobre el sector educativo a nivel global, refleja, pese a ello, las posibilidades de tener trabajo e ingresos más altos aumentan cuanto mayor es la formación. “Los adultos españoles con educación terciaria tienen más posibilidades (24% más) de estar entre el 25% con mayores ganancias mensuales, que aquellos cuyo nivel educativo más alto es la segunda etapa de secundaria”, explica.

En otras variables como el gasto anual por estudiante o el porcentaje del PIB dedicado a educación, España sigue sin alcanzar la media de la OCDE. Sí está mejor que el conjunto de países de la organización en el número de alumnos por docente tanto en la educación primaria (14 estudiantes frente a los 15 de la OCDE) como en secundaria (11 frente a 13).

Reducir la desigualdad, prioritario

La OCDE ha enfatizado que el principal objetivo de los Gobiernos debe ser reducir las desigualdades que aún persisten en materia de educación y centrarse en hacer los sistemas más eficientes para asegurar que cada niño, donde quiera que viva, pueda desarrollar todo su potencial y beneficiarse de una buena educación.

El informe revela datos esperanzadores, como que el 41% de las personas de entre 25 y 34 años ahora tienen educación superior. Pese a ello, las desigualdades aún se mantienen: en 2014, menos del 60% de los adultos sin educación secundaria estaba trabajando frente al 80% de los que cuentan con estudios superiores. Estos últimos también se benefician de mejores salarios. Según el informe, tienen un 23% más de probabilidades de estar entre la cuarta parte de la población mejor pagada que los adultos con una formación inferior. "El sueño de una educación de calidad para todos no es aún una realidad", lamentó el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, durante la presentación del estudio en París. "La falta de una educación de calidad es la más forma más poderosa de exclusión social y excluye a la gente de los beneficios del crecimiento económico y el progreso social", añadió.

DESCARGABLE: Informe Panorama de la Educación 2015 (en inglés)


Autor: Álvaro Sánchez, publicado por elpais.com el 24/11/2015


Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.