X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

El Compromiso 5-5-5, una propuesta para cambiar por completo la educación

REVISTA DE PRENSA • 15/12/2015

Las leyes americanas de educación tienen curiosos títulos. En el 2001 se promulgó la 'Act to close the achievement gap with accountability, flexibility, and choice, so that no child is left behind'. Algo así como: Ley para cerrar la brecha en el rendimiento mediante la rendición de cuentas, la flexibilidad y la elección, para que ningún niño se quede atrás. Acaba de aprobarse una modificación bajo el nombre: 'Every Student Succeeds Act' (Todos los alumnos triunfan). Es una ley más ambiciosa. La primera se limitaba a garantizar que no se retrasasen. La segunda, que avancen al máximo. El ministerio austriaco de Educación ha publicado en el mismo sentido su documento: 'Promoting Talent and Excellence'.

Este es el objetivo de cualquier reforma educativa: que todos los alumnos desarrollen su propio talento. Este es también el objetivo del 'Libro blanco de la profesión docente'. Nosotros somos los defensores del derecho a la educación de todos nuestros niños y niñas. Por eso, desde la escuela, tenemos legitimidad para exigir a los políticos algo más que un pacto de Estado: un “compromiso educativo con objetivos precisos y un plazo establecido”. Añade al pacto la decisión de trabajar conjuntamente para alcanzar las metas acordadas.

El ministro inglés de educación David Blunkett mejoró el resultado de 19.000 escuelas en una legislatura

En este espíritu propongo a los partidos políticos

el Compromiso 5-5-5

1.- 5% del PIB como presupuesto mínimo de educación.

2.- CINCO años para alcanzar un sistema educativo de alto rendimiento.

3.- CINCO objetivos para concretar ese alto rendimiento: (1).- Reducir el abandono escolar al 10%, como nos pide la Unión Europea. (2).- Aumentar 35 puntos en la clasificación PISA, con lo que nos ponemos al nivel de Finlandia. (3).- Aumentar el número de alumnos excelentes y reducir la brecha entre el desempeño de los alumnos mejores y peores. (4) Atender a los alumnos con necesidades especiales, y procurar el éxito de todos ellos. (5).- Fomentar el aprendizaje de las destrezas para el siglo XXI, que favorezcan su desarrollo personal, la convivencia ciudadana y su incorporación al mundo laboral.

Una vez más, repetiré que podemos exigir este compromiso porque todos los objetivos son alcanzables. Por eso, en esta semana última previa a las elecciones, lanzo la siguiente pregunta a los partidos políticos:

¿Están dispuestos a firmar el Compromiso 5-5-5?

La hoja de ruta se puede diseñar antes del verano para aplicarla el curso que viene. No hace falta cambiar la ley -eso vendrá después-, sino implicar a todas las fuerzas sociales en una movilización educativa, que ayude a cambiar la educación desde la escuela. El ministro inglés de Educación David Blunkett mejoró el resultado de 19.000 escuelas en una legislatura. El sistema educativo no se mejora desde el BOE, sino desde las aulas.

En septiembre podría comenzarse un plan de reforma de centros educativos que lo solicitaran. Supondría ayudas económicas y técnicas, ayuda de los sistemas de inspección, de los centros de formación del profesorado, de profesionales independientes si fuera necesario para ayudar a gestionar el cambio, etc. Un centro puede transformarse en tres años, y con muy poco coste. No podemos perder más tiempo.


Autor: José Antonio Marina, publicado por elconfidencial.com, sección 'Alma, corazón y vida', el 15/12/2015


Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".