X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Mates, pocas chicas y el consejo de Zuckerberg

REVISTA DE PRENSA • 11/01/2016

Vamos a formular la pregunta en plan adivinanza de sobremesa en una familia con debates más interesantes que el vestido de Cristina Pedroche: "¿Qué tienen en común las carreras con las que ha sido más fácil encontrar empleo desde 2010?". Dejen unos cinco minutos de debate y expliquen: "Salvo Medicina, muchas mates y pocas chicas". Lo suele contar la matemática y divulgadora Clara Grima sobre la escasa presencia femenina en la Escuela de Informática de Sevilla, donde da clase: "Eso está menos usado que el baño de las chicas".  No hay más que ver los equipos de la mayoría de las start ups: los hombres, en desarrollo. Las mujeres, en marketing y en relaciones comerciales. A lo mejor tiene que ser así. Pero puede que no.



A veces, no nos damos cuenta de los prejuicios que tenemos. Ha pasado hace poco con Mark Zuckerberg y un diálogo con una abuela que contaba en Facebook que le decía a sus nietas que no le hicieran ascos a ligar con el empollón de la clase, que podría llegar a ser como el fundador de la red social, gracias a la que había vuelto a conectar con viejos amigos. Y él, que ha  sido padre de una niña hace poco, le contestó: "Incluso sería mejor que le animaras a ellas a ser las empollonas para que puedan convertirse en las siguientes inventoras de éxito".

Con padres con esa actitud, a lo mejor empiezan a cambiar las cosas. Estas cosas.

En un país como España donde la evaluación de las políticas universitarias -como otras públicas-brilla por su ausencia, se agradeció que hace unas semanas se publicara el  informe del Instituto Nacional de Estadística en el que habían comprobado la empleabilidad de los graduados en 2010. Entre los diez grados con menor paro, la mayoría eran ingenierías, salvo Medicina.



Grados con más empleo, según informe del INE. /El Mundo


En definitiva, todas tenían en común que había que dominar las matemáticas y que, en ellas, hay pocas chicas. En el reportaje se resaltaba que las mujeres habían tardado más en encontrar trabajo, pero, sin embargo, no se explicaba que, entre los grados con menor empleabilidad, las chicas sí son mayoría: en las carreras de Letras. Bueno, en realidad, es que ya las chicas son mayoría en casi todos los grados, con una tendencia muy acusada en los de la rama sanitaria.

Si los empleos mejor pagados, con más salidas, están, sin embargo, además de en Medicina, en los grados tecnológicos podríamos pensar que convendría animar a las niñas a que no descartaran ser ingenieras. Curiosamente, en la rama sanitaria se da la proporción inversa de mujeres y los hombre son minoría. Aproximadamente, un 25% de mujeres en las ingenierías y arquitectura y un 25% de hombres en las ramas sanitarias, según los datos del Ministerio de Educación.

Conseguir atraer a las mujeres a esas carreras es una tarea difícil. Los muy escépticos hablan incluso de ingeniería social y no creen posible moldear unos gustos que creen pretedeterminados por la biología. Sería un pulso entre naturaleza y educación. Los hay, sin embargo, que se resisten a considerar que las mujeres estén desde la cuna destinadas a que no les gusten las carreras más técnicas.  En este momento, hay múltiples iniciativas en marcha para conseguir más presencia femenina. Desde campañas espontáneas como la de hace unos meses en la que mujeres se colgaron en las redes un cartel que decía "Parezco una ingeniera",  a iniciativas como Girls in Tech. En Suecia, hace ya años, tiraron la toalla con campañas muy específicas para conseguirlo. No dieron resultado. Decidieron, después de un riguroso análisis, que casi era mejor no hacer tanto énfasis.

Lo que está claro es que las campañas en medios y los ejemplos son muy poderosos. Ha pasado con las carreras de ciencias más puras y The Big Bang Theory, por no hablar  de los múltiples concursos de chefs, donde hemos visto a niños menores de diez años sometidos a juicios sumarísimos donde no se han ahorrado calificativos. Algo inimaginable si se tratara de un concurso de problemas de ciencia, por ejemplo.

La desafección femenina hacia las carreras más técnicas puede tener  su raíz en la distancia que, desde bastante pequeñas, ponen las niñas con las matemáticas. Sin ningún motivo aparente. Así que, si queremos más chicas con mejores empleos, a lo mejor hay que empezar por las niñas y las matemáticas. Que no quede ni rastro de comentarios de algunos profesores y padres que esperan que las niñas lo hagan peor con los números. Porque, según varios estudios, eso ocurre. Y abuelas amorosas que le aconsejan a sus nietas que se liguen al bueno con las mates.


Autora: Berta González de Vega - Blog 'Mejor Educados' de elmundo.es publicado el 5/01/2016


Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".