X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Seminario "El sistema universitario español y su comparación con los sistemas europeos"

España, uno de los países de la UE con menos alumnos extranjeros universitarios

Sin embargo, nuestro país es el que más ‘erasmus’ recibe y emite de Europa

Momento de la presentación de la monografía "El sistema universitario español en comparación con los sistemas europeos"
Momento de la presentación de la monografía "El sistema universitario español en comparación con los sistemas europeos"

Momento de la presentación de la monografía "El sistema universitario español en comparación con los sistemas europeos"

ORIENTACIÓN PROFESIONAL • 19/01/2016

El lunes 18 de enero ha tenido lugar el seminario “El sistema universitario español y su comparación con los sistemas europeos”, dirigido por Francisco Michavila, Director de Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria y organizado por Crue Universidades Españolas (CRUE). En la sesión de mañana se ha presentado la monografía "Comparación Internacional del Sistema Universitario español", elaborada por el propio Michavila y editada por CRUE,  y se han celebrado dos conferencias/coloquios, en las que se abordan la convergencia del Sistema Universitario Español con otros sistemas europeos, así como las tendencias y prioridades de las universidades europeas. En la sesión de la tarde se presentó el proyecto de comparación de los sistemas universitarios español e italiano y el análisis de los principales resultados y conclusiones del proyecto.

Monografía Comparación Internacional del Sistema Universitario Español

El texto de la monografía elaborada por Michavila recoge un estudio comparativo de España con 12 de los principales países de su entorno, mediante un amplio conjunto de variables e indicadores basados en los informes internacionales más destacados. Entre las principales conclusiones de este informe:  
 
- Si se analiza la proporción de población con educación superior, se observa que en la franja de edad de 25 a 64 años, el porcentaje de población con dichos estudios oscila entre los 41% de Reino Unido y los 15% de Italia. Por lo que respecta específicamente a la educación universitaria, son los Países Bajos (32%), ligeramente por delante de Reino Unido (31%), los que mayor proporción de población tienen con estos estudios, seguidos de Dinamarca (29%), Suecia (27%) y Suiza (26%). En el otro extremo se sitúan países Austria, Italia y Alemania (13%, 15% y 17%, respectivamente).  

- En España, el 32% de la población entre 25 y 64 años tiene estudios terciarios y un 23%, de tipo universitario; ello sitúa a nuestro país alrededor de la media de países de la OCDE y de la Unión Europea de los 21

- Al analizar la demanda de estudios universitarios en España, el perfil de los estudiantes de nuevo ingreso no presenta diferencias significativas respecto a la matrícula total de estudiantes.  

- En una perspectiva internacional los sistemas también muestran grandes similitudes:  
Un predominio de las mujeres en la demanda de estudios, que se matiza según sea el campo educativo o de conocimientos. Excepto Alemania, todos los países de la muestra tienen una mayor proporción de nuevos estudiantes y estudiantes totales del sexo femenino. Entre los graduados del nivel 5A, la proporción de mujeres es aún mayor que la registrada en la matrícula total. En España, el 58% son graduadas.  
 
- La distribución por campos educativos en España es, también, muy similar a la distribución media de la OCDE y de la UE-21. Casi una tercera parte de la demanda opta por estudios de Ciencias sociales, educación comercial y derecho.  

- En España, uno de cada cuatro estudiantes de nueva matriculación en estudios 5A, optan por estudios de Ingeniería o Ciencias. Proporción que se eleva al 38% en el caso de los hombres y baja hasta el 7% por parte de las mujeres. Este último dato es el peor registrado y el que mayor diferencia tiene entre sexos, en los países seleccionados.  

- En el nivel educativo 6, de estudios avanzados, se reduce la demanda en Ciencias Sociales y se amplía en Ciencias e Ingeniería, en España y en las medias de europeas de la Unión de los 18 y de los 28. Cuatro de cada diez estudiantes de nivel 6 en España están matriculados en programas de Ciencias y de Ingeniería. En Alemania este proporción se eleva a uno de cada dos.  

- Una mayor participación de los estudios de nivel 5A sobre el total define un perfil del sistema de educación superior con un rasgo más marcado por el grado y el máster o equivalentes. Es el caso de España y Francia, por ejemplo, que tienen una ratio de 23 estudiantes del nivel 5A por cada estudiante del nivel 6. Mientras que Alemania y Suiza presentan una ratio de 10 y 9, respectivamente.  

- Las diferencias, que por su magnitud destacan entre los sistemas analizados, se centran es aspectos ligados a la internacionalización y la financiación, en específico en lo que se refiere a las ayudas al estudio y el gasto en I+D.  

- En España, el 2,8% de los estudiantes del SUE son considerados internacionales. Este dato contrasta con el 4% de Italia o el 4,7% de Portugal.  

 - No obstante, el SUE es el principal emisor y receptor de estudiantes en movilidad dentro del programa Erasmus. De acuerdo con el campo educativo, el flujo de estudiantes que entran al SUE y que salen de este a través del programa, en positivo en Humanidades y artes y Ciencias sociales. En el resto de campos, es mayor el número de estudiantes españoles que salen.

- En el apartado de las ayudas al estudio destaca la baja proporción del PIB que en España se dedica a este concepto. Tan solo el 0,11% del PIB. Muy por debajo de la media de la OCDE (0,31%) y de otros países con precios públicos más bajos, como Alemania (0,31%) o Suecia (0,49%).

- En cuanto a los recursos dedicados a la actividad investigadora, la proporción de investigadores a tiempo completo respecto del total del personal de investigación en la educación superior en la Unión Europea se sitúa alrededor del 49%. Destaca Países Bajos con el 86%.  

- Es en gasto de I+D en lo que el España presenta mayores diferencias con los países analizados. Los porcentajes de inversión en I+D en el sector de la educación superior sobre el total del PIB a nivel de la Unión Europea se mueven en un rango de siete décimas. Grecia, Italia y España forman el grupo de países con menor inversión en I+D, con porcentajes entre el 0,28% del país heleno, el 0,35% de España y el 0,36% de Italia. Los países que mayor porcentaje de su PIB dedican son Dinamarca, Suecia y Suiza con, respectivamente, 0,95%, 0,89% y 0,83%.

- Del total de gasto en I+D, el sistema universitario español concentra el 27,8%, un valor muy cercano al del resto de países, y 4,6 puntos por encima de la media de la UE-15. No obstante, cuando se mide como el esfuerzo que hace el país en términos de PIB, tan solo supera el porcentaje que Grecia destina a este fin. La media de la UE-15 es 1,4 veces el valor que España dedica de su PIB a la I+D en las universidades.

- En lo referido a los recursos que cada país dedica a la educación superior, públicos y privados, como proporción del PIB, el indicador español (1,3%) es ligeramente inferior a la media UE-21 (1,4%) y a países de su entorno como Portugal (1,4%) y Francia (1,5%).

- Este gasto, normalizado por estudiante, sitúa a España en casi catorce mil euros por estudiante al año, tan solo por encima de Italia y Portugal. De la selección de países, Suiza presenta el mayor gasto anual por estudiante: 1,7 veces el de España.

- Según el tipo de gasto, el correspondiente al personal alcanza el 77% del gasto corriente en España, diez puntos por encima de las medias de la UE-21 y de la OCDE.

- El indicador de estudiantes de educación superior por profesor en España es uno de los más bajos entre la muestra de países. Doce estudiantes por profesor, frente a los once de Suecia y Alemania. La media europea se sitúa en quince.

- En términos de edad, y comparativamente con el grupo de países, el profesorado español no está especialmente envejecido, si la comparación se lleva a cabo con Italia, Suecia o Francia. No obstante, la mayor proporción de profesores se encuentra en el rango que corresponde a los mayores de 50 años (39%).

- Finalmente, en cuanto al posicionamiento del SUE en los principales ránquines internacionales se observa que en términos relativos éste es congruente con las principales magnitudes del sistema. El rendimiento de las universidades españolas es significativo en el rango de las quinientas mejores universidades del mundo; mejora considerablemente cuando se valora teniendo en cuenta los años de creación de las instituciones, y también cuando el ranquin se va volviendo más y más específico según los campos de conocimiento y las materias.

-  La posición en producción científica del SUE es mejor que la que le correspondería por el tamaño de la economía, más aún si se considera el bajo nivel de gasto en I+D que se realiza en comparación con otros sistemas de educación superior.


Monografía 'Comparación Internacional del Sistema Universitario Español' (descargar)


Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
España valora la apuesta por la calidad de las titulaciones y el incremento de la movilidad estudiantil que ha supuesto el Proceso de Bolonia
ORIENTACIÓN PROFESIONAL • 25/05/2018
El secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Marcial Marín, ha valorado cómo el Proceso de Bolonia ha mejorado la calidad de las titulaciones y ha incrementado la movilidad de los estudiantes, de la mano del éxito del Programa Erasmus+. Así lo ha puesto de manifiesto durante su participación en la Conferencia Ministerial que se celebra en París desde el miércoles, coincidiendo con el 20 º Aniversario de la Declaración de la Sorbona, que dio lugar al Proceso de Bolonia, encaminado a la convergencia europea en la Educación Superior. De esta forma, según Marín, el proceso ha conseguido que muchos jóvenes puedan disfrutar de una Europa universitaria sin fronteras, con una nueva dimensión abierta ahora también al mundo iberoamericano.