X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Los miedos y dudas de los padres cuando sus hijos usan internet

REVISTA DE PRENSA • 25/01/2016

Urko Fernández Román, director de Proyectos de PantallasAmigas considera que los padres intuyen los riesgos que las redes sociales suponen para los menores, «pero la mayoría no son capaces de ayudar a sus hijos a evitarlos o prepararlos para enfrentarse a ellos. En otras ocasiones, y esto es casi peor, ni siquiera lo intentan».

Asegura que existe una destacable brecha entre padres e hijos en lo que respecta vivir a través de las redes sociales. «Mientras que los más pequeños no entienden el mundo sin ese componente que aportan las redes sociales e internet, los adultos —quizá por pereza, timidez, o por pertenecer a una generación que socializaba de forma diferente—, no saben cómo ayudar o desenvolverse en ese contexto».

«Ante el miedo a lo desconocido —prosigue— se sienten incapaces de ayudarles con garantías, optando a veces por prohibir en vez de educar. En otros casos optan por mirar hacia otro lado con el autoengaño de que sus hijos son poco vulnerables o que ellos poco o nada pueden hacer por ayudarlos. Finalmente está ese grupo que confía su labor a un programa de control parental».

—¿Cuáles son los principales miedos y dudas de los padres?

Principalmente el ciberacoso sexual a través de internet, el acceso a contenidos inapropiados y, cada vez más, el miedo a que sus hijos e hijas padezcan algún tipo de adicción a las nuevas tecnologías, y en particular al móvil y los videojuegos online. El ciberbullying y la comisión de actos delictivos preocupan, pero en menor medida de lo que debieran.

No saben qué pasos pueden dar para ayudar y minimizar estos riesgos y, a veces, se olvidan que aunque puede que sus hijos aparentemente sepan más de redes sociales y nuevas tecnologías, ellos saben más de la vida y tienen todavía mucho que enseñarle en eso que sus hijos están haciendo ahora a través de internet: vivir.

—¿Cómo deben actuar para que sus hijos no corran riesgos?

La palabra es acompañar, que en muchos casos es equivalente a compartir. Acompañando se conoce; acompañando se crea confianza, empatía; acompañando se está cerca y se ayuda.

Los padres deben educar a sus hijos para que puedan ser personas competentes ahí donde estén creciendo. Tienen que enseñarles a ser asertivos, a gestionar sus enfados y frustraciones, a resolver conflictos, a tener pensamiento crítico… habilidades que todos hemos aprendido fuera de internet, pero que poco a poco debemos aprender a aplicar también en la Red.

—¿Cree que las familias necesitan mayor información al respecto?


Son muchos los cambios que han traído consigo las herramientas digitales, y son cambios que han ocurrido en un muy breve periodo de tiempo, sobre todo aquellos que llegaron bajo la mano de los teléfonos móviles. Cambios a los que cada vez cuesta más adaptarse, porque la tecnología ha cambiando las reglas de juego varias veces en los últimos años.

Es por ello que los padres se siente sobre abrumados, sin saber si quiera qué pasos pueden comenzar a dar. Hay que ayudar a las familias a comprender bien cómo es internet, qué factores estimulan los riesgos, y cómo prevenir y combatir los diferentes retos a los que se van a enfrentar sus hijos en la Red. Se trata de ayudarles a disfrutar de internet, a sacar y aprovechar sus múltiples oportunidades.


Autora: Laura Peraita, publicado el 25/01/2016 en ABC.es Familia - Padres e Hijos


Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".