X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Red de expertos de Planeta Futuro

Sociedad civil y educación: hacia una nueva lógica política

La educación no puede reducirse al debate público o privado, sino que debe enfocarse como la realización de un derecho fundamental de la persona

UNICEF/NYHQ2014-3519/Gordon
UNICEF/NYHQ2014-3519/Gordon

UNICEF/NYHQ2014-3519/Gordon

REVISTA DE PRENSA • 03/02/2016

¿Cuál es el papel de la sociedad civil en la educación? La UNESCO y en realidad la comunidad internacional acaban de crear un nuevo modelo. Lo refleja con claridad el Marco de acción Educación 2030, aprobado en noviembre por la UNESCO. El documento, consensuado con todos los Estados, subraya que "la educación es una misión de la sociedad, lo que implica un proceso inclusivo de formulación e implementación de las políticas públicas. La sociedad civil tiene que jugar un papel importante en la realización del derecho a una educación de calidad". Señalemos que Educación 2030 recoge la dimensión específicamente educativa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados en septiembre por los jefes de Estado y de Gobierno.

Pero hay más aún: la evaluación anual de los avances en el proceso Educación 2030 será realizada conjuntamente por los Estados y la sociedad civil. Estamos pues ante un cambio histórico, ante una nueva gobernanza que reconoce la necesidad de compartir el poder con la sociedad civil. Una sociedad civil alternativa al sistema público y crítica para monitorear las políticas públicas con una óptica independiente.

La matriz de esta nueva filosofía aparece de manera detallada en el nuevo informe de la UNESCO Repensado la educación. El documento destaca que la educación no puede seguir teniendo un enfoque de bien público, sino un enfoque de bien común. En resumen, la educación no puede reducirse al debate público o privado, sino que debe enfocarse como la realización de un derecho fundamental de la persona:

Entender que la educación es un bien común significa dos cosas:

a) Primero, este bien —la educación— sólo puede definirse desde la perspectiva de una diversidad de conceptos del bienestar y la vida en común.

b) Y segundo: es necesario reforzar los procesos participativos. Es imposible entender educación como bien común si no hay procesos inclusivos en la realización de políticas públicas, ni en rendición de cuentas, ni en la implementación.

La protección de las libertades en la educación es un buen índice del respecto del pluralismo, de esta diversidad de concepciones del bienestar por parte de los Estado y, sobre todo, de la voluntad de colaborar con la sociedad civil en la realización del derecho a la educación.

La libertad de enseñanza es una libertad fundamental en el mundo ya que el 84% de los Estados analizados le otorgan una protección a nivel constitucional
OIDEL en colaboración con la Fundación Novae Terrae acaba de publicar el primer Índice Mundial de Libertad de Enseñanza (ILE). El estudio cubre el 94% de la población mundial y 136 países de todas las zonas geográficas. Es una buena herramienta para tener una visión de conjunto de la relación entre la sociedad civil y el Estado en el terreno de la educación. ILE adopta un enfoque de derechos analizando la conformidad de las leyes nacionales con el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Convenio de Lucha contra las Discriminaciones de la UNESCO.

Este enfoque es crucial para valorar de modo correcto la calidad de la educación que no puede reducirse a la lectura y al cálculo, implica la formación en valores, la ciudadanía democrática y una visión humanista del saber cuándo menos. El derecho internacional señala así que la educación debe tener como objetivo el desarrollo de la persona humana en todas sus dimensiones.

El ILE se compone de cuatro indicadores basados en las normas internacionales: 1) Posibilidad legal de crear y gestionar escuelas no gubernamentales (ENG). 2) Ayudas financieras por las escuelas no gubernamentales (ENG). Gastos subvencionados por el Estado. 3) Tasa de escolarización neta (educación primaria). 4) Tasa de escolarización en las escuelas no gubernamentales (ENG) respeto del total (educación primaria).

El estudio valora los países de 1 a 100 incluyendo breves comentarios destinados a contextualizar los datos, pero más que establecer un ranking entre países, la investigación permite a los Estados evaluar su situación con relación al estándar mundial del derecho a la educación.

El informe permite desmentir falsas evidencias. La libertad de enseñanza es una libertad fundamental en el mundo ya que el 84% de los Estados analizados le otorgan una protección a nivel constitucional. Igualmente, el 73% de los países estudiados subvencionan las escuelas no estatales, aunque en el 43% de los casos la ayuda sea débil. Ello muestra que los Estados son conscientes de la importancia del apoyo financiero para hacer efectiva esta libertad.

En el caso de la Unión Europea todos los Estados, salvo Bulgaria, Croacia y Grecia, financian la escuela no estatal. Con respecto a un precedente estudio de 2002 los países que subvencionan las ENG han aumentado en siete puntos.

La mayoría de los países con un nivel elevado en el ILE se encuentran en la región UNESCO Europa – América del Norte. Dentro de los 15 primeros, sin embargo, se encuentran igualmente Chile, Corea del Sur, Israel y Perú. Conviene también señalar que entre los diez primeros países del ILE, seis se sitúan en el Norte de Europa (Irlanda, Holanda, Bélgica, Reino-Unido Dinamarca y Finlandia).

España se sitúa en la parte alta de la clasificación. Concretamente en el décimo puesto, aunque lejos de los primeros países (Irlanda, Holanda y Bélgica). El informe constata que, en España, como en el sur de Europa, el debate sobre la financiación de escuelas no gubernamentales, está muy politizado. Igualmente el informe señala como buena práctica eficaz la cesión de suelo público para la construcción de escuelas no gubernamentales que se estableció en la LOMCE.

Tras la región Europa y Norte América la segunda región con ILE más elevado es América Latina. Algunos países importantes de la región como Argentina poseen un Índice elevado mientras que otros como Brasil o México se encuentran sólo ligeramente por encima de la media mundial. Como se ha dicho ya, Chile es el país con el ILE más elevado seguido a cierta distancia de Perú.


Autor: Alfred Fernández, miembro de la Cátedra UNESCO de la Universidad de La Rioja y coordinador de la Plataforma de ONG sobre el derecho a la educación (Naciones Unidas) - Publicado por elpais.com el 3/02/2016


Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.