X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Propuesta para alcanzar un pacto educativo

Marina ofrece a los partidos eliminar las cuotas de la escuela concertada

El filósofo y pedagogo envía a los políticos una propuesta para llegar a un acuerdo que incluye flexibilizar las contrataciones de la pública.

REVISTA DE PRENSA • 08/09/2016

La educación en España es una cuerda a punto de romperse de la que la tiran a la vez la izquierda y la derecha generando enfrentamientos irreconciliables con posturas contrapuestas. La equidad choca contra la excelencia, la laicidad contra la religiosidad, lo público contra lo privado, lo autonómico contra lo centralizado... Y así no hay forma de entenderse. El filósofo y educador José Antonio Marina cree que esa cuerda puede aflojarse en ciertos puntos y que se puede ceder sin que haya que renunciar a unos principios.

Por eso se puso a estudiar acuerdos de otros países, intentos de consenso fallidos y todos esos asuntos conflictivos -lo que él llama «tensiones no resueltas»- que hasta ahora han impedido un Pacto de Estado por la Educación. De todo ello ha sacado un documento, Papeles para un pacto educativo, con 13 ideas en 134 páginas que, según cuenta a EL MUNDO, ha enviado a los partidos políticos para «facilitar y acelerar» el acercamiento entre ellos y «desbloquear la situación». Éstas son sus soluciones a las cuestiones más espinosas de la educación española, propuestas que ofrece como bases para alcanzar el pacto:

Los conciertos

Marina propone que los centros concertados sólo puedan estar gestionados por entidades sin ánimo de lucro y que sean «absolutamente gratuitos». Lo que plantea, por tanto, es quitar la cuota voluntaria que se cobra a las familias y que en algunos casos se convierte en obligatoria, restringiendo el acceso de muchas familias a este tipo de educación.

«La ley dice que la enseñanza debe ser gratuita y que los servicios que se presten no pueden tener finalidad lucrativa. Lo que ocurre es que una mala gestión de los conciertos ha dado lugar a disfunciones que hay que corregir. Bastaría con dejar de hacer la vista gorda. Insistir en el carácter no lucrativo de los centros concertados eliminaría muchas de las reticencias hacia ellos», sostiene.

La asignatura de Religión

Entre la escuela laica que reclama la izquierda y el «derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos» que defiende la derecha, Marina ve «aconsejable» que en los currículos de la enseñanza obligatoria haya «alguna asignatura en la que se estudie la experiencia religiosa y su importancia en la historia de la humanidad».

Una posibilidad es que forme parte dentro de un área de conocimiento titulada Historia de las Culturas. En 4º de la ESO, esa Historia de las Culturas podría dedicarse a Religión de forma «monográfica», una asignatura que sería evaluable y contaría para la media, como ahora.

También podría estudiarse que los centros incluyeran dentro de sus proyectos educativos, a demanda de los padres, unas enseñanzas confesionales que serían voluntarias y no evaluables, «bien fuera del horario escolar o permitiéndoles una ampliación de este horario».

Actualmente, los alumnos pueden elegir entre Religión y su alternativa de Valores en todos los cursos de Primaria y la ESO. La Lomce estableció que contaran para la media y, por tanto, para pedir becas, algo que no ocurría desde hace décadas y que ha generado mucha controversia.

Las competencias

Las competencias educativas son de las autonomías, pero el Estado debe vertebrar el sistema. El Gobierno estatal y los autonómicos siempre están peleando por lo suyo como el perro y el gato. Marina propone que las CCAA «tengan mayor libertad para realizar su proyecto educativo» y dar a los centros «más autonomía» en la planificación curricular, en la gestión del personal y en la gestión económica. A cambio, deberán rendir cuentas: una parte variable de sus presupuestos dependerá de sus proyectos educativos.

Los fichajes

En la tensión existente entre la participación democrática en la gestión de los centros y la profesionalización de la dirección, Marina apuesta por crear un cuerpo de directores con un equipo «muy competente y emprendedor». Para ello, los directores de la escuela pública podrán «determinar las características de las plazas que resultaran vacantes en su centro». Esto significa, en la práctica, acabar con el sistema funcionarial. «Esta posibilidad está ya en la Ley de Educación catalana», argumenta.

Excelencia con equidad

El filósofo sostiene que un sistema educativo «debe ser capaz» de aunar la «calidad» que reivindica la derecha con la «equidad» que propugna la izquierda facilitando «el desarrollo educativo de cada uno de los alumnos»; dotándole de «las herramientas necesarias para su futuro»; «fomentando comportamientos cívicos»;«facilitando su inserción en el mundo del trabajo»; promoviendo «la igualdad de oportunidades»; apostando por «la educación inclusiva que cuide de cada alumno individualmente»; limitando «el impacto de la procedencia socieconómica sobre la educación», y «evaluando el mérito».

¿Cómo pactar?

Marina propone que el Rey inicie el pacto y se cree un equipo con «personas cualificadas» que cuente con la participación de los agentes sociales y que en seis meses presente a las Cortes una esquema del pacto. De ahí saldría una nueva ley educativa «con propósito de duración» en el tiempo.


Autora: Olga R. Sanmartín, publicado por elmundo.es el 07/09/2016



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.