X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Editorial de El Mundo

El nuevo Gobierno tendrá que corregir el caos educativo

REVISTA DE PRENSA • 24/10/2016

EL FRACASO del Gobierno en la gestión de la política educativa se va poniendo en evidencia conforme corre el calendario. Con el curso escolar ya empezado, los alumnos aún no saben si tendrán que realizar las reválidas ni, en tal caso, de qué contenidos tendrán que examinarse. Es la última consecuencia de la oportunidad perdida por un Ejecutivo que, aun disfrutando de una cómoda mayoría absoluta, desperdició esta ocasión inmejorable para poner fin a una de las principales debilidades estructurales de nuestra democracia.

Por una parte, José Ignacio Wert no sólo demostró su incapacidad para consensuar una ley con la comunidad educativa y las principales fuerzas políticas parlamentarias, sino que abandonó su cargo meses antes de que entrase en vigor la polémica Lomce. Pero su sucesor en el cargo, Íñigo Méndez de Vigo, en lugar de intentar solucionar la situación, aprobó a finales del pasado mes de julio un real decreto que daba vía libre a uno de los puntos más contestados: las reválidas. Para esas fechas, el ministro ya sabía de la imposibilidad tanto técnica como política de que se implantasen este año las polémicas evaluaciones en todas las comunidades. Técnica, porque así se lo hicieron saber los responsables educativos de las CCAA, tanto por la falta de personal como de los recursos necesarios. Y política, porque el Gobierno estaba en funciones y el PP carecía ya de los suficientes apoyos parlamentarios para mantener en vigor una ley ante la que muchos gobiernos autonómicos se habían declarado insumisos. Desde que el PP perdió la mayoría absoluta en las elecciones del 20-D, la Lomce era una ley muerta.

Prueba de ello es que el Ministerio de Méndez de Vigo aún no ha redactado la orden ministerial que debía desarrollar el real decreto de julio y que muchas CCAA han reaccionado a la inacción del Gobierno preparando ya, en colaboración con las universidades, la reválida de 2º de Bachillerato, que este curso sustituye a la Selectividad.

Es más, tal y como publicó ayer este periódico, la portavoz de Educación de Ciudadanos ha reconocido en el Congreso de los Diputados que el ministro había pactado con su grupo una moratoria en la aplicación de la Lomce para dejar en suspenso las reválidas de 4º de la ESO y de 2º de Bachillerato mientras se llega a un Pacto de Estado por la Educación. El acuerdo, que ha sido desmentido por el Ministerio, confirmaría que el Gobierno, en lugar de hacer cumplir una ley que, con todas sus deficiencias, debería operar en todo el Estado, estaría utilizando la Educación para facilitar acuerdos concretos con otras fuerzas parlamentarias. Y eso sí que no es de recibo, porque una cuestión tan de vital importancia para el país no puede quedar a merced del mercadeo político.

España se juega mucho en este tema. Nuestro país año tras año aparece en los últimos lugares de los principales rankings internacionales y el actual sistema educativo presenta unos índices de abandono escolar inadmisibles. El buen funcionamiento de la democracia depende también de que el Estado ayude a conformar una ciudadanía bien formada e instruida, capaz de pensar por sí misma y desarrollar un espíritu crítico y constructivo. Pero además, nuestra economía necesita contar con emprendedores y trabajadores competitivos capaces de adaptarse a las exigencias de un mercado laboral cada vez más globalizado.

Si finalmente Rajoy es investido presidente en los próximos días, deberá enfrentarse de manera urgente y prioritaria al actual despropósito educativo. El nuevo Gobierno no puede volver a fracasar en la búsqueda de un gran pacto por la Educación que comprometa a todos los partidos.


Editorial de El Mundo, publicado por elmundo.es el 23/10/2016



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".