X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Reválidas LOMCE

Rajoy anuncia que deja sin efecto académico las reválidas educativas

La prueba de Bachillerato se queda solo para el acceso a la Universidad y la de ESO como evaluación de diagnóstico "hasta que haya un pacto por la educación"

 El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, durante la primera jornada del debate de investidura en el Congreso de los Diputados. Pool Moncloa/Diego Crespo
El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, durante la primera jornada del debate de investidura en el Congreso de los Diputados. Pool Moncloa/Diego Crespo

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, durante la primera jornada del debate de investidura en el Congreso de los Diputados. Pool Moncloa/Diego Crespo

REVISTA DE PRENSA • 27/10/2016

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha anunciado este jueves en el debate de investidura que deja sin efecto académico las reválidas educativas, la última medida de la LOMCE que entra en funcionamiento este curso. La prueba de Bachillerato se mantiene como examen de acceso para la Universidad y no será obligatoria para los alumnos que no quieran cursar estudios universitarios y la de ESO se convertirá en una prueba de diagnóstico. 

Las reválidas entran en funcionamiento este curso aunque de forma piloto, es decir, sin que sea necesario aprobarlas para sacarse el título. Su anuncio, que llega un día después de una protesta con manifestaciones en más de 40 ciudades,  no implica que se eliminen estos exámenes externos sino que no será necesario pasarlos para poder seguir estudiando hasta que, al menos, se cierre un nuevo acuerdo educativo que España nunca ha conseguido hasta la fecha.

Aunque Rajoy dijo el miércoles en la primera sesión del debate de investidura que ese pacto debería cerrarse antes de seis meses, un portavoz del Ministerio de Educación añade que, se tarde lo que se tarde en llegar a ese hipotético pacto, el anuncio de este jueves altera el calendario previsto: el efecto de las reválidas queda congelado indefinidamente.

"Las reválidas no tendrán efectos académicos hasta que no se llegue al pacto nacional por la educación que propuse ayer [por el miércoles]", ha dicho Rajoy. Cientos de miles de personas salieron el miércoles a la calle y decenas de miles de alumnos faltaron a clase en la primera huelga del curso convocada, entre otros motivos, contra estas evaluaciones externas que han sumado un amplio rechazo de sectores muy distintos. Los convocantes de esa protesta, de hecho, consideran "insuficiente" el anuncio de Rajoy y piden que elimine las evaluaciones totalmente.

El presidente ha señalado que estas pruebas, que deben hacer los alumnos de 4º de la ESO y 2º de Bachillerato, “no serán necesarias para obtener el título pero sí para ir a la Universidad”. La evaluación de Bachillerato sustituye a la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), la antigua Selectividad, a partir de este curso. La normativa prevé que sea el curso que viene (2018) cuando los alumnos tengan que aprobar ambas pruebas para obtener el título y poder seguir estudiando. Y sobre esto va el anuncio del presidente en funciones.

El ministro de Educación en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, ha reiterado tras el anuncio del presidente que la prueba de Bachillerato "será muy similar" a la antigua Selectividad y que la orden ministerial que aún deben aprobar sobre este examen incluirá "ejemplos y simulaciones" para los estudiantes, por lo que ha pedido "tranquilidad y sosiego" a las familias, en declaraciones a la cadena Ser.

La propuesta de Rajoy no supone que se eliminen definitivamente estas evaluaciones, fijadas por ley y que se mantendrán en cualquier caso como pruebas de diagnóstico, es decir, exámenes sin efectos académicos para el alumno pero con los que se mide la evolución general, como ya pasa con las prueba de 3º y 6º de primaria que también han cosechado un amplio rechazo, entre otros motivos, porque parte de la comunidad educativa teme que se puedan utilizar para hacer rankings de centros.

Méndez de Vigo ha defendido que aplicadas como pruebas de diagnóstico "sirven para evaluar porque evaluar es bueno"."Todo aquello que no se evalúa se devalúa", ha añadido el ministro, que asegura que estas pruebas servirán para detectar si los centros aplican "las enseñanzas correctas", o para "detectar" a los alumnos que requieran ayuda y "prestársela". El ministro en funciones, a la salida del debate de investidura, ha explicado que el PP quiere "crear un clima" que haga posible el pacto.

Según Méndez de Vigo, la decisión también es consecuencia del acuerdo de investidura que su partido cerró con Ciudadanos. También lo ha relacionado con la iniciativa del portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, que en su intervención parlamentaria le ha pedido al presidente: “comprométase hoy, comprométase ya a paralizar las reválidas”. Ha sido una de las medidas más contestadas, para la que todas las comunidades autónomas (incluidas las cinco gobernadas por los populares) habían pedido una moratoria.

Dejar sin efecto el calendario de la ley

La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) incluye el calendario de aplicación dentro de la propia normativa, una medida que aplicó el PP para blindar la normativa después de que su anterior ley educativa, la LOCE de Pilar del Castillo, fuera derogada de forma casi inmediata cuando hubo cambio de gobierno. Es decir, con la ley en la mano, este curso las pruebas no eran todavía necesarias para obtener el título y el curso que viene todos los alumnos tienen que pasarlas con una nota mínima de cinco para poder seguir estudiando.

Un portavoz del Ministerio de Educación ha explicado que la intención del Gobierno es modificar el calendario de la ley orgánica de educación mediante un real decreto que ya tienen preparado porque está incluido en una disposición "que no tiene carácter orgánico". Quieren aplazar la fecha fijada para que las pruebas tengan valor académico (2018, el curso que viene) hasta que se alcance el pacto educativo.

El citado portavoz asegura que ese real decreto se aprobará "de forma inmediata" en cuanto haya un nuevo gobierno. También promete sacar en ese plazo y con carácter de urgencia la orden que regula el contenido de las pruebas para este curso. La de Bachillerato es la nueva Selectividad y, aunque tendrá menos cambios de los previstos por el anterior ministro José Ignacio Wert, sí supone más exámenes y pruebas sobre asignaturas de cursos previos cuyos detalles los centros desconocen dos meses después del inicio de curso.

Posturas "maximalistas" con la LOMCE

El líder de los populares se ha referido también a las palabras  del portavoz del PSOE sobre su intención utilizar el pacto para derogar la LOMCE. A juicio del presidente del Gobierno en funciones, el acuerdo entre todas las fuerzas "no debe consistir en derogar" una ley ni "en posturas maximalistas". Ha recordado que eso lo hizo el PSOE con la LOCE del PP "a las 48 horas de que un Gobierno comenzara a serlo" y "no sirvió para nada, ni puso un cimiento razonable para construir en el futuro". El Congreso aprobó en abril la tramitación de una iniciativa para paralizar la reforma educativa del PP.

"No nos vale"

José Luis Pazos, presidente de la confederación de familias de la pública CEAPA, asegura que el anuncio de Rajoy "es insuficiente". "No nos vale lo que ha dicho, a nuestros efectos nada ha cambiado porque hemos pedido la eliminación de las reválidas y de los exámenes externos en general, parece que ha escuchado solo a medias", señala Pazos, cuya organización fue una de las convocantes de las movilizaciones del miércoles. "A lo mejor no se han enterado de que la comunidad educativa rechaza también las pruebas de diagnóstico en 3º y 6º de primaria y de que no las vamos a aceptar".

El anuncio del presidente "refleja la presión que tienen por las movilizaciones multitudinarias en todo el país, pero no nos valen ni moratorias ni juegos, queremos su derogación inmediata de principio a final y eso le exigimos a Rajoy", añade Ana García, responsable del Sindicato de Estudiantes, también convocante de los paros. Su organización dio un ultimátum al Gobierno hasta el lunes para eliminar las reválidas o enfrentarse a nuevas movilizaciones. "El ultimátum sigue en pie, si de aquí al lunes no anuncia la derogación, sin trampa ni cartón, seguiremos en las calles".

"Es un anuncio insuficiente", añade Paco García, responsable de Enseñanza de CC OO. "Lo que pedimos es la derogación del decreto de reválidas y que se mantenga la PAU con las adecuaciones precisas mientras se negocia el pacto educativo". El representante sindical desconfía de que se pueda alcanzar ese acuerdo "si el presidente parte de la idea de que no piensa derogar la LOMCE. Dice que quiere un pacto educativo pero siembra el camino de obstáculos". Comisiones reclama al presidente en funciones "un primer gesto" en los próximos presupuestos, en los que pide que no se incluyan recortes en educación que se sumen "a los 9.000 millones ya perdidos" en gasto educativo.


Autora: Pilar Álvarez, publicado por elpais.com el 27/10/2016



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.