X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Criterios para un pacto educativo

Esta legislatura presenta por primera vez las condiciones objetivas para un nuevo acuerdo

Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación - Imagen de archivo
Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación - Imagen de archivo

Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación - Imagen de archivo

REVISTA DE PRENSA • 07/11/2016

La posibilidad de suscribir, entre las principales fuerzas políticas, el Pacto de Estado por la Educación —que dote de una estabilidad solo básica a nuestro sistema educativo— ha ganado enteros en las últimas semanas. Lo cierto es que, después de haber sido invocado desde diferentes sectores de la sociedad española, con una reiteración rayana en el tópico a modo de conjuro ante los desafíos del futuro, se dan, al inicio de esta legislatura, las condiciones objetivas para emprender un nuevo intento.

La llamada comunidad educativa —y en particular el profesorado— vive esta situación desde una apreciación que constituye una extraña mezcla entre escepticismo y esperanza. Es responsabilidad de todos hacer los esfuerzos necesarios para volver a ilusionar, con fundamento, a los actores principales de la educación y a sus destinatarios en torno a esta oportunidad histórica que no podemos dejar escapar. En tales circunstancias merece la pena poner la mirada, siquiera sea de un modo abreviado, sobre algunos criterios que deberían ser objeto de reflexión y de acuerdo de forma previa a la discusión sobre los contenidos del Pacto.

He aquí la formulación sintética de cuatro de ellos.

1) No partir del análisis de las confrontaciones izquierda-derecha que han caracterizado la historia reciente de nuestro país en materia educativa, sino construir desde los nuevos consensos posibles, tratando de eludir la disolución, como tarea primera, de los tradicionales y profundos disensos existentes entre ambas orientaciones políticas.

2) Incorporar al “pacto de ahora” los acuerdos históricos, en el ámbito educativo, que hicieron posible el “pacto de ayer” reflejado en la Constitución de 1978, evitando padecer la maldición de Penélope del tejer y destejer.

3) Ser especialmente receptivo a los mensajes del contexto global y a la visión del futuro, procurando dar una respuesta atinada a la cuestión fundamental del “qué educación para qué sociedad”.

4) Asumir las evidencias empíricas disponibles como base del acierto, porque cuando la complejidad del sistema aumenta la gobernanza se convierte en una actividad intensiva en conocimiento. Al hilo de este cuarto y fundamental criterio sirva para la reflexión la siguiente cita del escritor franco-holandés Joris-Karl Huysmans que, en su novela Là-bas (1891), advertía de lo siguiente:“La realidad no perdona que se la desprecie; se venga derrumbando los sueños, pisoteándolos y arrojándolos en pedazos sobre un montón de fango.”


Autor: Francisco López Rupérez, expresidente del Consejo Escolar del Estado - Publicado por elpais.com el 04/11/2016



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".