X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Dídac Ramírez / Catedrático emérito y exrector de la Universidad de Barcelona:

“Al alumno que busca una carrera hay que decirle: ¡Arriesga!”

El rector de la UB, el campus español mejor posicionado en el 'ranking' de Shanghái, advierte de que ya no vale solo un título: "Hay que formarse toda la vida"

Dídac Ramírez en el stand de la Universidad de Barcelona en el 'Saló de l'Ensenyament' el pasado mes de marzo / Foto: Twitter Dídac Ramírez (@D_Ramirezsarrio)
Dídac Ramírez en el stand de la Universidad de Barcelona en el 'Saló de l'Ensenyament' el pasado mes de marzo / Foto: Twitter Dídac Ramírez (@D_Ramirezsarrio)

Dídac Ramírez en el stand de la Universidad de Barcelona en el 'Saló de l'Ensenyament' el pasado mes de marzo / Foto: Twitter Dídac Ramírez (@D_Ramirezsarrio)

REVISTA DE PRENSA • 14/11/2016

Para elegir carrera hay que dejarse guiar por la pasión. Dídac Ramírez (Barcelona, 1946) es un firme defensor de esta idea, sobre la que reflexiona en una entrevista que tuvo lugar recientemente, aprovechando una breve visita a Madrid. Doctor en Economía, Ciencias de la Educación y Ciencias Económicas, el rector de la Universidad de Barcelona desde 2008 hasta septiembre de 2016 (hoy catedrático emérito de la misma universidad) analiza los éxitos de su campus, que aparece sistemáticamente entre los mejores de España en los rankings internacionales. Considera que estas clasificaciones no son la verdad absoluta, pero, advierte, sí pueden ayudar a evitar universidades “que casi regalan el título”.

Pregunta.Su universidad siempre sale bien clasificada en los rankings. Por ejemplo, es la única española entre las 200 primeras del más famoso, el de Shanghái.

Respuesta.No en todos los rankings la de Barcelona es la primera. Y, por cierto, no está muy lejos del grupo de universidades españolas consolidadas en el tiempo y de excelente calidad. No hay que sacar el juicio de mejor/peor, sino considerar sencillamente que los criterios que se utilizan benefician más a unas que a otras. En el caso de Shanghái, por ejemplo, si una universidad tuviera dos premios Nobel nos pasaría por delante. Otros tienen en cuenta la producción científica o la reputación, qué se dice en el entorno. El hecho de aparecer varias veces en el grupo de los primeros puede reforzar mantenerse en ese grupo.

P.¿Fijarse en un ranking es un buen sistema para que los alumnos elijan universidad?

R.El alumno estudia para tener conocimientos, competencias y habilidades. Para eso, tiene presentes diversos criterios. Uno de ellos, y más en España por la escasez de becas, es la proximidad. Es muy importante que esté cerca de casa si tiene estudios que se adecuan a la vocación. Lo más importante es que ponga pasión en ello. Las universidades españolas ya tienen profesores de calidad. Y que haya buenos investigadores, lo que suelen valorar los rankings, no va a determinar su formación, al menos no al principio. Un estudiante con ganas en una universidad menos buena obtendrá mejores resultados que otro que esté en una mejor pero desmotivado. También le digo que el mercado laboral sí valora de dónde es el título. Y digo esto porque están apareciendo universidades que podríamos llegar a pensar que regalan los títulos o casi.

“Se precisa educación generalista que permita ir adaptándose a las situaciones que se presenten”

P.¿A cuáles se refiere?

R.No le voy a decir los nombres porque son pocas. Pero según la manga ancha de los respectivos Gobiernos, podríamos tener un problema. Una universidad bien posicionada en un ranking hace que el valor de estas otras caiga y no puedan dar gato por liebre.

P.Hablaba de la pasión. ¿Es más importante que fijarse en el mercado laboral?

R.Debe pensarlo todo. Unos alumnos están más orientados por razones familiares, de contexto o ambiente a ganar dinero, otros a conocimientos más genéricos. Mi recomendación es que piense en el campo que le guste porque es en el que será mejor. Y, en segundo lugar, saber también que no siempre se puede hacer lo que nos gusta y que deben adquirir unas competencias para ganarse la vida. Cuando entran son muy jóvenes y, a esa edad, lo que hay que decirles es: “¡Arriesga!”.

Cuando empecé a dar clases en Economía, tenía alumnos de economía de empresa que se consideraban de segunda clase frente a los de economía general porque ellos se ocupan de cosas más prosaicas. Yo les decía: “Si venís a la universidad porque queréis ser ministros, estudiad economía general. Si lo que queréis es ayudar a las empresas, habéis elegido la carrera adecuada”. Creo que ayudé a subirles un poco la autoestima.

P.A veces es difícil tenerlo claro.

R.El estudiante nunca debe dejar de lado la vocación. Por eso es tan importante que los sistemas universitarios establezcan cursos iniciales en carreras que contemplen pasarelas para que pueda cambiar.

P.Entonces, el posgrado le serviría para apuntalar un poco más lo que ha elegido.

R.Hay que tener muy presente que con el grado y el posgrado no se acaba la formación de un individuo. Al estudiante que me pidiera consejo, le diría: “Mentalízate de que te vas a estar formando toda la vida”. Antes uno hacía una carrera, se colocaba y con sus conocimientos ya tenía suficiente. Hoy en día, el cambio es muy acelerado. Los robots de aquí a 2020 van a hacer tareas que ahora hacen los humanos. Así que el que sepa hacer esas tareas se tendrá que reciclar y aprender a hacer robots. Hay que huir de la enseñanza muy especializada al principio. Se necesita formación generalista que te permita ir adaptándote a lo largo de la vida a las situaciones que se puedan presentar.

“Seguimos en crisis de financiación. Soy incapaz de asegurar que en 2017 no habrá estrecheces”

P.¿Sigue la crisis en la universidad?

R.Si se refiere a la crisis de la financiación, seguimos en crisis. No hemos salido, pero ¿estamos en lo más profundo de la crisis? Espero que no. ¿Estoy convencido de que el año que viene remontamos? No. ¿Lo deseo? Sí, pero con las incertidumbres que hay en todos los niveles soy incapaz de asegurar que en 2017 no habrá estrecheces. La cuestión es que muchos países durante la crisis han aumentado la financiación pública y aquí no. Si no renuevas un laboratorio, puedes tener grandes investigadores pero no podrán trabajar en un lugar deteriorado. Y tampoco podrás traer profesorado de fuera para mejorar porque si ven que están mal financiadas no querrán venir.

P.¿Cómo puede ser que una carrera en una universidad pública de Cataluña cueste como dos en Galicia o hasta tres en Andalucía?

R.En Cataluña ocurrió que, con la grave situación económico-financiera, el Gobierno del presidente Mas se vio obligado a hacer recortes, como todos. Y ahí cada cual ordenó sus prioridades. Él pensó que la sociedad no le aceptaría recortar en todo y no en universidades. Por eso se planteó subir las matrículas pero manteniendo la equidad. Que las familias con más recursos compensaran parte de esos recortes de forma que el estudiante de una familia de renta baja no tuviera ese aumento.

P.¿El Brexit afectará a las Erasmus?

R.No tiene por qué. Desde la LERU [Liga Europea de Universidades Investigadoras, en sus siglas en inglés, de la que forman parte la Universidad de Barcelona, Cambridge, Oxford y University College London, entre otras] trabajamos intensamente para establecer acuerdos que dejen efectos mínimos o nulos en las universidades. Algunas de las principales fundadoras de LERU, como Cambridge o University College London, estuvieron haciendo campaña por Europa, y son las principales interesadas en que no haya efectos.


Autora: Pilar Álvarez, publicado por elpais.com el 03/10/2016



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.