X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Dos barreras que alejan a las mujeres de la ciencia

Las mujeres reciben menos invitaciones para evaluar el trabajo de sus pares que se ha de publicar en revistas científicas. Las niñas, a partir de los 6 años, se ven menos brillantes

La película 'Figuras ocultas' muestra el papel olvidado de algunas mujeres en la carrera espacial / Imagen extraída del thriller de la película
La película 'Figuras ocultas' muestra el papel olvidado de algunas mujeres en la carrera espacial / Imagen extraída del thriller de la película

La película 'Figuras ocultas' muestra el papel olvidado de algunas mujeres en la carrera espacial / Imagen extraída del thriller de la película

REVISTA DE PRENSA • 03/02/2017

La semana pasada, dos estudios señalaban algunas de las barreras que impiden aprovechar el potencial de las mujeres en la ciencia. El primero de ellos, publicado en la revista Nature, se refería a la presencia femenina como evaluadoras de los trabajos de sus pares. Esta evaluación es uno de los fundamentos del sistema científico y permite que las revistas científicas valoren la calidad de los artículos. Además, es una vía para que los evaluadores mejoren en su propia área de conocimiento y fortalezcan vínculos con otros investigadores.

Un análisis de la Unión Americana de Geofísica (AGU) indicaba que las mujeres de todas las edades tenían menos probabilidades de participar en este proceso. El comentario muestra que entre 2012 y 2015 la presencia femenina entre los revisores era del 20%. El porcentaje era bastante inferior al 27% de mujeres que logra que se acepten artículos en los que aparecen como primeras autoras y por debajo del 28% de miembros femeninos de la AGU. La presencia de mujeres también se incrementa con la edad. Entre los veinteañeros, son el 45%. En contraste, los autores, Jory Lerback y Brooks Hanson, muestran que el porcentaje de artículos aceptados para su publicación presentados por mujeres era ligeramente superior al de los hombres (61% frente al 57%).

Sobre los motivos para esa menor representación, se menciona como primera causa que ellas reciben menos invitaciones para evaluar artículos que los hombres. Además, también las mujeres rechazan con una mayor frecuencia las invitaciones.

Los autores plantean dos posibles interpretaciones para estos resultados. Una, que las autoras gocen de una discriminación inversa. Otra, y la que consideran más plausible, que las autoras, esperando mayores dificultades, preparen mejor el envío de sus trabajos. Esta hipótesis coincide con los resultados de otros estudios que indican que quienes esperan más obstáculos dedican mayor esfuerzo a la preparación y asumen menos riesgos. Esto explicaría también, al menos en parte, por qué las mujeres envían para su publicación menos artículos que los hombres. “Un proceso de revisión de doble ciego podría arrojar más luz sobre estos factores”, proponen.

Candidaturas idénticas para puestos fijos en la universidad tienen más posibilidades de éxito si el supuesto aspirante es hombre

En este sentido, estudios como uno publicado en PNAS por un grupo liderado por Corinne A. Moss-Racusin, psicóloga de Skidmore College (EEUU), sugieren que los profesores universitarios, independientemente de su género, evalúan de manera más favorable una candidatura para director de laboratorio si va firmada por un nombre masculino. Otros análisis similares han observado cómo candidaturas idénticas para puestos fijos en la universidad tienen más posibilidades de éxito si el supuesto aspirante es hombre. Estos trabajos observan además que estos sesgos afectan también a individuos que valoran la igualdad y se consideran objetivos.

La complejidad del problema de los sesgos también se tocaba en un artículo publicado en la misma revista en 2015. Aunque hay una gran cantidad de datos que reflejan la desventaja de las mujeres en las carreras de ciencia e ingenierías, y que esa ventaja puede estar relacionada con los estereotipos de género, esos datos no se valoran igual dependiendo de quien los lea. En aquel trabajo, observaron que los hombres, y en particular aquellos en posiciones de poder en la academia, eran reticentes a aceptar el valor de los datos presentados en este tipo de estudios. Esta percepción, en un campo dominado por los hombres, hace más difícil que se reconozcan los sesgos y se empiecen a combatir.

Un segundo artículo publicado la semana pasada aporta más información sobre las posibles causas de la infrarrepresentación femenina en ciencias e ingenierías. En un trabajo, aparecido en la revista Science, se preguntaba a niños y a niñas si, cuando se les hablaba de una persona especialmente inteligente, creían que era de su sexo o del contrario. Cuando los pequeños tenían cinco años, no se observaban diferencias. Sin embargo, a partir de los seis o los siete años, la probabilidad de que las niñas considerasen que la persona brillante fuese de su sexo descendía.

En otro experimento del mismo estudio, los autores vieron que las niñas mayores, a partir de los seis años, estaban menos interesadas en juegos que, según la descripción, estaban diseñados para niños muy inteligentes. Sin embargo, el interés no variaba entre géneros cuando se les presentaba el juego como dirigido a niños muy constantes. Los responsables del estudio consideran que estas ideas sobre el género y la inteligencia, que aparecen en una fase temprana de la infancia, pueden alejar a las niñas de carreras de ciencias o ingenierías. Como dato llamativo, tanto niños como niñas reconocen que ellas tienen mejores notas, lo que sugiere que no asocian esas notas con la brillantez. Ahora, los autores quieren buscar los orígenes de esas diferencias de percepción.


Autor: Daniel Mediavilla, publicado por el pais.com el 02/02/2017



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Margaret Boden: "La inteligencia artificial, como el hacha, se puede usar para el bien o para el mal"
REVISTA DE PRENSA • 09/05/2018
Margaret Boden (Maggie para los amigos) ha visto de todo desde 1936. Nació en el Londres de los bombardeos y de Alan Turing, se abrió paso en el masculino mundo de la ciencia y se descolgó en 1977 con Inteligencia Artificial y Hombre Natural, uno de los libros pioneros en un campo que ha contribuido a ensanchar gracias a su 'sabiduría' adquirida en los mundos de la medicina, de la filosofía, de la psicología y de las ciencias cognitivas. A sus 82 años, Boden sigue activa desde su mirador en la Universidad de Sussex, fiel a su condición de insaciable "mariposa intelectual". Nos recibe con vestido floreado en su casa de Brighton, que pronto sentimos como nuestra. Y nos invita a hacer un recorrido por las estanterías donde alternan libros y pequeños frascos de vidrio que se estiran hasta tiempos de los romanos.
Noticia
“Enseñamos a los niños a aprobar exámenes, pero no a pensar y a entender las matemáticas”
REVISTA DE PRENSA • 30/05/2018
Cuando el profesor Yeap Ban Har (Penang, 1968) habla de matemáticas, utiliza términos a menudo vinculados con el mundo de las letras, pero no con el de los números. Para este experto, referente mundial en la enseñanza de matemáticas, aprender esta materia no es tanto hacer cálculos como interiorizar un nuevo idioma. Las matemáticas se leen, se escriben e incluso se debaten. Doctor en educación matemática por la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, y profesor en el Instituto Nacional de Educación del mismo centro, Yeap ha recalado esta semana en Madrid para aportar luz a una pregunta compleja: ¿cómo enseñar matemáticas en los colegios? El experto, que viaja por todo el mundo dando formación a docentes, es la cara visible de un proyecto que la editorial educativa SM y la Universidad de Alcalá pusieron en marcha el año pasado para probar en 20 colegios españoles el llamado método Singapur de enseñanza de las matemáticas.
Noticia
«Debería existir una formación obligatoria para todas las personas que decidan tener un hijo»
REVISTA DE PRENSA • 30/05/2018
Víctor Arufe, ganador de los Premios Educa «Mejor docente de España 2017», no duda al asegurar que la educación de los niños es compleja y requiere de mucho esfuerzo por parte de los progenitores. Añade que los pequeños perciben el mundo de una forma muy diferente a los adultos, y es en esta perspectiva distinta del mundo donde radica la mayoría de los conflictos entre padres e hijos. ¿Qué pueden hacer los padres para que no resulte tan complicado educar a los hijos? Los adultos debemos hacer un esfuerzo en bajar al mundo de los hijos, un mundo donde no entienden, por ejemplo, que les quites las tijeras de forma brusca cuando van a empezar a jugar con ellas. No son conscientes del peligro, y esa reacción brusca de los padres les produce una rabieta inmediata, que puede pasar posteriormente a los gritos y a la autoridad del padre sobre el niño.
Noticia
Todo lo que puedes hacer para lograr hijos bien educados
REVISTA DE PRENSA • 31/05/2018
¡Ya estoy harta! Ya está bien, señores, de seguir aguantando». Así de efusiva y enfadada se mostraba hace unos días Eva Romero, profesora del Instituto Isidro Arcenegui de Marchena (Sevilla), al exponer en el claustro de profesores su indignación «por la mala educación de los alumnos y el proteccionismo de los padres, que quieren que sus hijos aprueben sin sufrir. Me pagan por enseñar, no por aguantar», clamaba. ¿Qué está ocurriendo? ¿Por qué cada vez más docentes se quejan de que sus alumnos les faltan al respeto? ¿Por qué el profesor Don José es ahora para los alumnos Pepe o Pepito? ¿Quién tiene la verdadera responsabilidad de dotar de buena educación a los niños: los padres o el colegio? Para María Jesús Álava Reyes, directora del Centro de Psicología Álava Reyes, es evidente que se ha producido un deterioro en la buena educación y el respeto a los demás y «muchas familias no son conscientes del mal que están haciendo a sus hijos al consentir que sean egoístas, que se crean con derecho a todo, que puedan conseguir las cosas sin esfuerzo, a cambio de nada....».
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.