X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Una madre se enfrenta a 1.000€ de multa por acusar a una profesora de "comerse el bocadillo" de su hijo en un grupo de Whatsapp

Los 11 mandamientos del pacto educativo: "No usaré el WhatsApp para cuestionar a los profesores"

REVISTA DE PRENSA • 06/04/2017

La madre de un alumno de 5º de infantil del colegio plurilingüe Carrasqueira, en el barrio costero de Vigo, Coruxo, se enfrenta a una multa de 1.095 euros por enviar un mensaje en un grupo de Whatsapp de la clase en el que acusaba a la maestra de su hijo de haberle zarandeando y haberse comido su bocadillo.

Según informa 'El Faro de Vigo', la mujer, ex alumna del mismo colegio, escribió en dicho grupo en enero de 2016 el siguiente mensaje: "Os voy a decir lo que está sufriendo mi hijo. La profesora G. H. se dedica a zarandearlo de malas formas, a tirarle del brazo, se burla de él, le come el bocadillo... Con esto quiero decir que controléis a vuestros hijos y les preguntéis por esta individua".

La profesora declaró que desde le mensaje los alumnos le llaman 'el monstruo del chorizo' y le ofrecen trozos de sus bocatas

El mensaje corrió como la pólvora y pronto llegó a instancias del colegio que lo puso en conocimiento de la profesora. La madre intentó disculparse en el mismo grupo, pero la maestra no aceptó las disculpas y decidió demandarla por injurias y calumnias.

Durante el juicio la acusada relató que creyó a su hijo "porque era lo que él me comentaba y no me pareció grave decirlo". Además, justifico su mensaje alegando que lo hizo "sin ánimo de ofender", simplemente para preguntar a los otros padres si a otros niños la profesora "les zarandeaba o les comía el bocadillo".

Por su parte, la profesora, que lleva ejerciendo 9 años en dicho colegio explicó que el mensaje de la madre "rompió en cinco minutos la magia creada en clase con los niños, les cortaron las alas". Según su versión, la confusión con el tema del bocadillo pudo venir de un juego que ella utiliza en clase, el monstruo de las galletas, para las meriendas como herramienta para estimular los sentidos.

La madre ha reconocido la autoría y ha pedido disculpas

Sin embargo, desde que el mensaje se difundió los niños le empezaron a perseguir por el colegio llamándola "el monstruo del chorizo" y ofreciéndole trozos de sus bocatas.

Por todo ello, el fiscal del caso entiende que las palabras de la madre han generado un clima de rechazo hacia la docente y solicita 1.095 euros por un delito de calumnias.


Publicado por elmundo.es el 06/04/2017



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.