X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Bidireccionalidad familia-escuela. Claves para el éxito escolar

REVISTA DE PRENSA • 08/06/2017

Esta reflexión incide en la necesidad educativa de promover la colaboración entre la familia y el centro escolar. Dos instancias educativas que han de asumir que tienen influencias y responsabilidades compartidas, por lo que han de cooperar en la educación de los estudiantes. Pero para ello, padres y docentes han de redefinir sus relaciones porque, tanto a la escuela como a la familia se le asignan nuevos mensajes, nuevas exigencias, etc. producto de los problemas y retos que plantea la sociedad del conocimiento.
 
Si en todo momento la relación familia-escuela ha sido crucial para la formación integral y armónica del estudiante, ahora aún es más importante en los tiempos en los que estamos viviendo. Numerosos estudios destacan la necesaria conexión entre familias y centros escolares no sólo por los beneficios que conlleva para los estudiantes, sino también para los propios padres, profesores, centro educativo, etc.
 
La escuela y la familia han de asumir que tienen influencias y responsabilidades compartidas, por lo que ambas agencias educativas han de cooperar en la educación de los futuros ciudadanos y ciudadanas. Padres y profesores tienen que redefinir sus relaciones sustituyendo la confrontación e independencia por la comunicación y cooperación.
 
La familia y la escuela comparten un objetivo común: promover el desarrollo integral de la persona, ayudando al alumno a aprender a convivir, aprender a hacer, aprender a aprender y a aprender a ser un ciudadano libre, emancipado y crítico en una sociedad democrática.
 
Necesariamente, el verdadero reto de este proyecto común está, también, en lograr la participación activa y dinámica de la Familia y la Escuela. Y para ello, los docentes y pedagogos tienen que convertirse en agentes de cambio y en dinamizadores de las relaciones entre estas dos agencias educativas.
 
En especial, esa dinamización en la comunicación entre familia y escuela ha de estar siempre regida por un claro objetivo: tratar de ayudar al estudiante en su proceso de aprendizaje. Es por ello que desde aquí quisiera hacer una llamada a todos los profesionales de la educación para que se pongan en contacto con la familia cuando verdaderamente los estudiantes aún están a tiempo de reconducir el problema y salir airosos de la situación.
 
En estos momentos en los que los avances de las nuevas tecnologías (NT) están presentes en todas las facetas de la vida, debemos aprovechar sus potencialidades para lograr una comunicación más fluida con la familia. Es decir, hacer un buen uso de las nuevas tecnologías con un carácter marcadamente formativo y, no como carácter punitivo, ni sumativo, ni controlador.
 
Pero, para ello, el profesorado ha de reunir una serie de requisitos, de entre los más determinantes, destacamos los siguientes:
 
1. Mente abierta, en el sentido de entender que la familia es colaboradora del proceso de aprendizaje del hijo y no una intrusa que cuestiona lo que hace el docente.
 
2. Facilitador, en el sentido de ser transparente y explicitar qué camino se ha de iniciar para reconducir al alumno en la adquisición de las competencias.
 
3. Feedback, recibir retroalimentación fluida de la familia acerca de la evolución de su hijo y, por supuesto, para orientar en el proceso de aprendizaje.
 
Especialmente, la bidireccionalidad entre familia y escuela comporta sin lugar a dudas mejoras en el proceso de aprendizaje del estudiante. Pues bien, hagamos un uso de las NT con rigor, conocimiento y, lo más importante, para que nos ayuden a reorientar el proceso de aprendizaje del alumnado. Sólo de esta manera podremos dotar de sentido, responsabilidad y mejora al proceso educativo.
 


Autora: María Amparo Catalayud Salom, Profesora Titular de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación de la Universidad de Valencia en educaweb.com el 01/06/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.