X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Las empresas, en busca del estudiante de ingeniería

La alta demanda de perfiles profesionales especializados en nuevas tecnologías coincide con una caída de las vocaciones

REVISTA DE PRENSA • 20/06/2017

Durante las pruebas de acceso a la universidad no solo los estudiantes están pendientes de su futuro profesional. También las empresas se preguntan qué es lo que quieren cursar los flamantes universitarios, con la esperanza de que se conviertan en profesionales especializados en aquellas materias que los veteranos de las compañías no dominan. Programación, análisis de datos, robótica, inteligencia artificial... Los expertos señalan que los empleos del futuro tendrán que ver con estas áreas de conocimiento, y las empresas ya han empezado a buscar talento. Sin embargo, se encuentran con una caída de las vocaciones en ingeniería.

En el último informe de la Asociación Multisectorial de empresas (AMEC), que se dedica al impulso de la internacionalización y de la innovación, los datos de la encuesta a sus asociados incidían en esta realidad. Aunque el 91% de las empresas aseguran que han dedicado esfuerzos a innovar, un 45% también declara que no tienen recursos humanos especializados.

“Faltan personas formadas en las disciplinas clave para la innovación, la competitividad y la internacionalización”, lamenta Laura Robert, de Cellworking, una red de emprendedores que desde 2009 trabaja para motivar a los jóvenes a apostar por estas carreras. Los datos de la Comisión Europea indican que actualmente el 50% de las empresas del Estado piden este tipo de personal. Esta necesidad irá en aumento en los próximos tres años: un 14% en Europa y un 10% en España. Se estima que en 2020 harán falta cerca de 800.000 ingenieros en la Unión Europea solo del sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Sin embargo, el número de alumnos matriculados en ingeniería ha caído un 25,3% en el Estado de 2004 a 2014, según el informe La Universidad en Cifras 2014-2015. Hay diversos factores que explican esta falta de vocaciones en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (los llamados ámbitos STEM, por sus siglas en inglés). “Son temáticas poco atractivas en el instituto, tienen fama de ser materias muy complicadas, y además la sociedad no acaba de entender la aplicación de estos estudios”, detalla Robert.

Está, además, el factor de los bajos salarios, que lastra la competitividad de las empresas catalanas y españolas respecto a las de otros países europeos. “Las compañías están contratando, pero para una pyme del sector tecnológico es muy difícil competir con los salarios que ofrecen las multinacionales”, explica Diego Guri, director de expansión de AMEC. La Generalitat tiene en marcha, con el STEMCat, un plan para impulsar estos estudios

Sin embargo, el número de alumnos matriculados en ingeniería ha caído un 25,3% en el Estado de 2004 a 2014, según el informe La Universidad en Cifras 2014-2015. Hay diversos factores que explican esta falta de vocaciones en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (los llamados ámbitos STEM, por sus siglas en inglés). “Son temáticas poco atractivas en el instituto, tienen fama de ser materias muy complicadas, y además la sociedad no acaba de entender la aplicación de estos estudios”, detalla Robert.

“Faltan personas formadas en las disciplinas clave para la innovación, la competitividad y la internacionalización”, lamenta Laura Robert, de Cellworking, una red de emprendedores que desde 2009 trabaja para motivar a los jóvenes a apostar por estas carreras. Los datos de la Comisión Europea indican que actualmente el 50% de las empresas del Estado piden este tipo de personal. Esta necesidad irá en aumento en los próximos tres años: un 14% en Europa y un 10% en España. Se estima que en 2020 harán falta cerca de 800.000 ingenieros en la Unión Europea solo del sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

En el último informe de la Asociación Multisectorial de empresas (AMEC), que se dedica al impulso de la internacionalización y de la innovación, los datos de la encuesta a sus asociados incidían en esta realidad. Aunque el 91% de las empresas aseguran que han dedicado esfuerzos a innovar, un 45% también declara que no tienen recursos humanos especializados.


Un ejemplo de empresa que necesita estos perfiles profesionales es Kernel Analytics, una consultoría que asesora a compañías como Danone o Desigual mediante predicciones de datos. La clave, según Marçal Molins, manager de la consultoría, es motivar y ofrecer proyectos a los jóvenes: “Hay que estar en las universidades, participar en sus foros, y ser capaces de atraer el talento”.



Autor: Josep Catá, publicado por elpais.com el 18/06/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.