X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

El valor está en hacer deporte

Partido de fútbol sala de categoría Prebenjamín/ Foto: SLG
Partido de fútbol sala de categoría Prebenjamín/ Foto: SLG

Partido de fútbol sala de categoría Prebenjamín/ Foto: SLG

OPINIÓN • 10/04/2015

El valor está en hacer deporte, porque es una conducta saludable, pero sobre todo en ser capaces de divertirse y relacionarse con los amigos. Lo demás no importa.

Como padre o madre tiene que tener en cuenta que es un modelo de conducta para su hijo y para sus compañeros de equipo. A nuestros hijos les gusta sentirse orgullosos de nosotros y, en cambio, lo pasan terriblemente mal cuando se les avergüenza. Y nuestra forma de comportarnos debe de ser ejemplar, tanto dentro como fuera del deporte, para que facilite el aprendizaje de una serie de valores que acompañan al deporte.

Según la psicóloga Patricia Ramírez, como padres tenemos que tener en cuenta los siguientes puntos:

1. Recuerde el motivo por el que su hijo hace deporte. El principal es porque le gusta. Existen otros, como practicar una conducta sana, estar con amigos o socializarse. El objetivo no es ganar.

"Recuerde el motivo por el que su hijo hace deporte. El principal es porque le gusta. Existen otros, como practicar una conducta sana, estar con amigos o socializarse. El objetivo no es ganar"

2. Comparta los mismos valores que el club o colegio.

3. No dé órdenes. Solo apóyele, gane o pierda, juegue bien o cometa errores.

4. No le obligue a entrenar más, ni a hacer ejercicios al margen de sus entrenamientos. Su hijo no es una estrella, es un niño. Aunque tenga talento, puede que no quiera elegir el deporte como profesión y solo lo practique por diversión.

5. No presione, ni dé directrices, ni grite, ni increpe, ni maldiga; no haga gestos que demuestren a su hijo que se siente decepcionado por su juego.

6. Respete a todas las figuras que participan en la comunidad deportiva: entrenador, árbitros, otros técnicos…

7. Controle sus emociones. No se puede verbalizar todo lo que pasa por la mente. Las personas educadas no muestran incontinencia verbal.

8. Nunca hable mal de sus compañeros. Los otros niños forman parte del equipo. El objetivo grupal siempre está por encima del individual. Y hablar mal de sus amigos es hablar mal de la gente con la que comparte valores, emociones y un proyecto común.

9. Modifique su manera de animar. No se trata de corregir al niño, sino de reforzarlo.

10. No inculque expectativas falsas a su hijo, como decirle que es un campeón, que es el mejor y que si se esfuerza podrá llegar donde quiera.

Lo más importante es la felicidad de nuestros hijos. Hay que hacerles sentirse bien con lo que hagan, ganen, pierdan o cometan errores. No debemos olvidar que nuestros hijos hacen deporte para divertirse.

Belén Iglesias Cacheiro, Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y Deporte. Profesora de Secundaria
Sara Cano Jimeno, Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y Deporte. Profesora en prácticas


Artículo relacionado:

- Los Valores del Deporte



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
De animales a dioses
OPINIÓN • 20/06/2018
El Dr. Yuval Noah Harari nos ha sorprendido con dos obras de un éxito más que notable: Sapiens y Homo deus. La segunda puede considerarse una continuación de la primera, tal como se refleja en los subtítulos: Una breve historia de la humanidad y Breve historia del mañana. En el texto que sigue presento una breve reseña de las dos voluminosas publicaciones (494 y 492 páginas), siguiendo la síntesis que el mismo Dr. ha realizado en diversas conferencias y entrevistas. Espero no traicionar el pensamiento del autor, y reflejar, al menos en parte, el indudable interés de ambos libros, avalado por su extraordinaria difusión. En la primera de las obras, Sapiens, el Dr. Harari se plantea la siguiente cuestión: ¿qué hizo del homo sapiens la especie victoriosa del planeta? ¿Cómo este mamífero, que genéticamente no es tan diferente de un chimpancé, y que es un animal más débil físicamente que la mayoría de sus competidores, ha logrado imponerse a todos ellos?