X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Entrenadores de robots, el trabajo del futuro

Mientras las teorías más catastrofistas ven una hecatombe laboral en la inteligencia artificial, Martín Molina ve nuevos nichos de empleo y la resurrección de ramas del saber como la historia y la humanística

REVISTA DE PRENSA • 09/08/2017

Stephen Hawking ha firmado ya una carta en la que alertó de los peligrosos efectos que el desarrollo de la inteligencia artificial podría tener sobre la especie humana. Bill Gates tampoco ha perdido la oportunidad de pronunciarse, según Gates los robots deberían pagar impuestos. Por otro lado, en Bruselas se ha barajado la idea de dar a los androides un estatus legal y en el Foro Económico Mundial ha planeado la hipótesis de la renta universal como solución al devastador protagonismo de la inteligencia artificial en el mundo laboral.

La inteligencia artificial avanza a un ritmo vertiginoso, más allá del debate de si los robots finalmente serán quienes acaben pagando nuestras pensiones o si, en cambio, generarán una crisis del empleo sin precedente. Las cifras de la OCDE indican que en España un 12% de los empleos son automatizables y las investigaciones de otras fuentes más catastrofistas afirman que en la agricultura y la manufactura las máquinas supondrán una caída del empleo de hasta el 60% en los próximos años.

Según Manuel Martín Molina, catedrático del departamento de Inteligencia Artificial de la Universidad Politécnica de Madrid, las alarmas están saltando demasiado pronto para que estos pronósticos se cumplan: «Barajar la posibilidad de una renta básica me parece descabellado, imposible de cara a los próximos 20 años, quizás de cara a dentro de cien años tenga sentido». Reveló el experto durante su intervención en los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Se perderán puestos de trabajo mientras no se consiga llegar a una solución

Lo que sí presagia a corto plazo es una importante brecha entre los puestos cualificados y los no cualificados. Las máquinas, dice, están capacitadas para cubrir los puestos de trabajo que realizan funciones más mecánicas en las fábricas y en las oficinas. Su enfoque sin embargo es optimista, cree que el robot «dotará al ser humano de unos brazos más fuertes que no tendrían sentido sin el músculo mental humano».

En una época marcada por la precariedad laboral y el desempleo, en este sector hay una demanda de empleo que no se está satisfaciendo porque, intuye Martín, la educación va un paso por detrás: «Hay gente que debería estar ya cualificada y no lo está, esto se fortalece en la formación, en la universidad se está trabajando para fomentar estos campos pero todavía hay poca gente que quiera enfocar su carrera a esta vertiente, por eso la transformación se produce más lentamente».

«Se perderán puestos de trabajo mientras no se consiga llegar a una solución», indica el científico, que revela que la factoría 4.0 está incorporando sistemas más inteligentes, sociedades de robots que van por el suelo llevando paquetes, máquinas encargadas de apretar tornillos o poner y quitar fundas a objetos. Estas creaciones, dice, son manipuladas por personas cualificadas para ello, por eso el trabajo en una fábrica implicaría en un futuro a corto plazo un constante reentrenamiento: «El entrenamiento de robots es fascinante y se necesitarán muchos puestos de trabajo para entrenar a los máquinas, una máquina no está ni estará preparada para dirigir». Plantea, pues, una esfera laboral colaborativa entre humanos y robots en la que las tareas más complejas se realizarían de forma conjunta en la que el hombre y la máquina trabajarían de forma conjunta y superarían límites imposibles para ellos de forma independiente: «La suma de los dos es la perfección».

El investigador recuerda también un curioso proceso, el de la resurrección de sectores que se creían obsoletos: «La inteligencia artificial ha provocado que la historia y la humanística tengan más demanda. En cuestiones de regulación de robótica se rescatan, hay que responder a las preguntas sobre cómo convivir con la robótica».

La sociedad se plantea día a día este tipo de cuestiones a las que Martín Molina tiene acceso, sin embargo, tras la ponencia confesó cuál es el reto que lo lleva a hacerse preguntas cada dia. Matemáticas, ingeniería, habilidades sociales… es cuando Molina sale del departamento colmado de optimismo y encuentra a su hijo de cinco años esperándole en casa cuando le asaltan las dudas sobre la futura incertidumbre laboral.


Autora: Raquel F-Novoa, publicado en abc.es el 08/08/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Margaret Boden: "La inteligencia artificial, como el hacha, se puede usar para el bien o para el mal"
REVISTA DE PRENSA • 09/05/2018
Margaret Boden (Maggie para los amigos) ha visto de todo desde 1936. Nació en el Londres de los bombardeos y de Alan Turing, se abrió paso en el masculino mundo de la ciencia y se descolgó en 1977 con Inteligencia Artificial y Hombre Natural, uno de los libros pioneros en un campo que ha contribuido a ensanchar gracias a su 'sabiduría' adquirida en los mundos de la medicina, de la filosofía, de la psicología y de las ciencias cognitivas. A sus 82 años, Boden sigue activa desde su mirador en la Universidad de Sussex, fiel a su condición de insaciable "mariposa intelectual". Nos recibe con vestido floreado en su casa de Brighton, que pronto sentimos como nuestra. Y nos invita a hacer un recorrido por las estanterías donde alternan libros y pequeños frascos de vidrio que se estiran hasta tiempos de los romanos.
Noticia
“Enseñamos a los niños a aprobar exámenes, pero no a pensar y a entender las matemáticas”
REVISTA DE PRENSA • 30/05/2018
Cuando el profesor Yeap Ban Har (Penang, 1968) habla de matemáticas, utiliza términos a menudo vinculados con el mundo de las letras, pero no con el de los números. Para este experto, referente mundial en la enseñanza de matemáticas, aprender esta materia no es tanto hacer cálculos como interiorizar un nuevo idioma. Las matemáticas se leen, se escriben e incluso se debaten. Doctor en educación matemática por la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, y profesor en el Instituto Nacional de Educación del mismo centro, Yeap ha recalado esta semana en Madrid para aportar luz a una pregunta compleja: ¿cómo enseñar matemáticas en los colegios? El experto, que viaja por todo el mundo dando formación a docentes, es la cara visible de un proyecto que la editorial educativa SM y la Universidad de Alcalá pusieron en marcha el año pasado para probar en 20 colegios españoles el llamado método Singapur de enseñanza de las matemáticas.
Noticia
«Debería existir una formación obligatoria para todas las personas que decidan tener un hijo»
REVISTA DE PRENSA • 30/05/2018
Víctor Arufe, ganador de los Premios Educa «Mejor docente de España 2017», no duda al asegurar que la educación de los niños es compleja y requiere de mucho esfuerzo por parte de los progenitores. Añade que los pequeños perciben el mundo de una forma muy diferente a los adultos, y es en esta perspectiva distinta del mundo donde radica la mayoría de los conflictos entre padres e hijos. ¿Qué pueden hacer los padres para que no resulte tan complicado educar a los hijos? Los adultos debemos hacer un esfuerzo en bajar al mundo de los hijos, un mundo donde no entienden, por ejemplo, que les quites las tijeras de forma brusca cuando van a empezar a jugar con ellas. No son conscientes del peligro, y esa reacción brusca de los padres les produce una rabieta inmediata, que puede pasar posteriormente a los gritos y a la autoridad del padre sobre el niño.
Noticia
Todo lo que puedes hacer para lograr hijos bien educados
REVISTA DE PRENSA • 31/05/2018
¡Ya estoy harta! Ya está bien, señores, de seguir aguantando». Así de efusiva y enfadada se mostraba hace unos días Eva Romero, profesora del Instituto Isidro Arcenegui de Marchena (Sevilla), al exponer en el claustro de profesores su indignación «por la mala educación de los alumnos y el proteccionismo de los padres, que quieren que sus hijos aprueben sin sufrir. Me pagan por enseñar, no por aguantar», clamaba. ¿Qué está ocurriendo? ¿Por qué cada vez más docentes se quejan de que sus alumnos les faltan al respeto? ¿Por qué el profesor Don José es ahora para los alumnos Pepe o Pepito? ¿Quién tiene la verdadera responsabilidad de dotar de buena educación a los niños: los padres o el colegio? Para María Jesús Álava Reyes, directora del Centro de Psicología Álava Reyes, es evidente que se ha producido un deterioro en la buena educación y el respeto a los demás y «muchas familias no son conscientes del mal que están haciendo a sus hijos al consentir que sean egoístas, que se crean con derecho a todo, que puedan conseguir las cosas sin esfuerzo, a cambio de nada....».
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.