X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Invierte en educación y (posiblemente) ganarás más

Un estudio asocia los mejores salarios y las menores tasas de desempleo a un alto nivel educativo, pero uno de cada cuatro graduados tiene un trabajo en el que su título no es necesario

REVISTA DE PRENSA • 09/10/2017

Invertir en su propia formación asegura la posibilidad de alcanzar un salario medio notablemente superior a los que no lo hacen, y esta ventaja se ha mantenido en el tiempo. Tener un alto nivel de educación hace disminuir también las probabilidades de estar en paro, aunque a menudo no evita el encontrar un trabajo cuyas tareas no requiera el nivel de formación que se posee. Estas son las principales conclusiones del informe sobre formación y mercado de trabajo, elaborado por un grupo de catedráticos y publicado por el Consejo General de Economistas.

A partir de los datos de 2002, 2006 y 2010, el informe indica que, frente a estudios primarios, la prima salarial por tener estudios secundarios obligatorios (ESO) está acotada aproximadamente entre el 8% y el 11%; de segundo nivel, entre el 38% y el 52%; la diplomatura, entre el 97% y el 110%; y la licenciatura, entre el 138% y el 159%, según el año de estudios.


Quien ha estudiado más tiene mejor salario

Para el nivel más alto –los estudios de doctorado– la prima salarial oscila entre el 141% en 2010 y el 191% en 2002. Lo que equivale a decir que estos salarios “se sitúan entre más del doble y casi el triple” que quienes no han terminado la ESO, en palabras de Oriol Escardíbul, vicerrector de la Universidad Autónoma de Barcelona y coordinador del estudio.

Si en lugar de comparar las diferencias de los distintos niveles educativos respecto a la escuela primaria, se elabora un índice en el que 100 es el salario bruto medio del conjunto de los empleados, el resultado es que la ventaja salarial de los que poseen algún título de educación superior frente a los demás se vería reafirmada. “En 2014, la media de los salarios brutos mensuales de los ocupados con una titulación de enseñanza terciaria era de unos 2.400 euros (prorrateadas las pagas extras), prácticamente un 30% superior al dato para la población empleada”, afirman, en el mismo informe, los catedráticos de la Universidad Autónoma de Barcelona Martí Parellada y Montserrat Álvarez.

El 25% de los graduados está cualificado en exceso

Más allá del sueldo que pueda llegar a ganar, uno de los problemas con lo que un titulado universitario deberá lidiar será la sobrecualificación. A finales de 2014, uno de cada cuatro graduados en el curso 2009-2010 declaraba al INE que su título no era necesario para el puesto que cubría. Este porcentaje era más alto entre los titulados en ciencias sociales y jurídicas y en artes y humanidades (32,3% y 32,1%, respectivamente) frente a los demás, o para las mujeres (27%) en comparación con los hombres (22,7%), o los egresados de universidades públicas (27%) con respecto a las privadas (15,8%).

Para mejorar la inserción laboral de los graduados, Parellada y Álvarez sugieren, entre otras soluciones, un cambio en el modelo productivo. En su opinión, es necesario “un mayor peso de los servicios basados en el conocimiento y de los sectores de alta intensidad tecnológica, en vez de servicios tradicionales, como el turismo, e industrias de tipo más tradicional, como la alimentación o el textil, con poca demanda de empleados con un alto nivel educativo”. No por casualidad, en 2015 España era el quinto país de la UE con un menor porcentaje de trabajadores entre 25 y 64 años ocupados en tareas de alta calificación (el 32,9%, frente al 40,7% de la media europea); pero estaba entre los 12 países con un porcentaje mayor de población de estas edades que poseía una titulación de nivel terciario (35,1%, cinco puntos por encima del conjunto de la UE), señalan estos economistas.


Frenar desempleo, temporalidad y paro de larga duración

Con todo, el informe destaca que, en 2015, los graduados superiores presentaban una tasa de actividad del 89,6%, ocho puntos porcentuales por encima del dato para el conjunto de la población; una tasa de ocupación del 78,5%, es decir, 14 puntos más; y una tasa de paro del 12,4%, ocho puntos menos.

Para atajar las fuertes tasas de desempleo (55,5%), de temporalidad (64,7%) y de paro de larga duración (39,4%), que golpeaban en 2013 a los jóvenes de 15 a 24 años de edad, Marta Rahona, del Departamento de Economía y Finanza Pública de la Universidad Autónoma de Madrid, propone tres medidas. Por un lado, eliminar la dualidad en el mercado de trabajo, a través del contrato único indefinido cuya indemnización por despido aumente conforme el trabajador acumule antigüedad en la empresa. Por otra parte, establecer un salario mínimo juvenil, inferior al salario mínimo general. Y, por último, implementar políticas de reducción del abandono educativo prematuro, que alcanza en España un nivel doble que en la Unión Europea.


Autor: Gabriele Ferluga en elpais.com el 06/10/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.