X
Uso de Cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Los exámenes no sirven para nada"

María Acaso es investigadora de educación disruptiva y profesora de la Universidad Complutense de Madrid. Acaba de publicar 'Art thinking, cómo el arte puede transformar la educación' (Editorial Paidós).

REVISTA DE PRENSA • 16/10/2017

«El 'Art Thinking' transforma la educación a través del arte. Lo introduce como metodología en cualquier asignatura, ya sea enseñar Historia con Juego de Tronos, las tablas de multiplicar con canciones o Literatura con un mural. Cambiar la educación convencional por estas cinco artes: visuales, escénicas, digitales, sonoras y arquitectónicas».

«Los contenidos de la escuela tradicional no tienen nada que ver con los niños y jóvenes actuales. No hay conexión entre lo que aprenden y la realidad social que están viviendo. Los libros tradicionales y convencionales ya no sirven».

«El sistema educativo actual no se ajusta a la realidad social porque está basado en un modelo del pasado y no del presente. Existe un claro desajuste. Sin embargo, el arte puede volver a ajustarlo y eliminar este desfase. Es fundamental una nueva formación para el profesorado que enseñará a los profesionales del futuro».

«Estamos volviendo a los niños aún más ansiosos de lo que ya son. Les apuramos con clases de 45 minutos, una tras otra. Un aprendizaje basado en las artes permitiría trabajar por proyectos y no por tiempo. Sería un aprendizaje real y no el memorizar cosas que luego se olvidan y ya no sirven para nada».

«Las artes ayudan a desarrollar el pensamiento divergente y crítico. Eso te hace ser autónomo en tus decisiones. Mirar y analizar más allá de lo que vemos y nos rodea, especialmente en esta sociedad de redes sociales y revolución tecnológica. Ya no somos sólo consumidores de imágenes, también productores. Tenemos la responsabilidad de crear una sociedad mejor a través de todas las cosas que producimos».

«Los exámenes no sirven para nada en la educación. En Art Thinking no existen porque la evaluación, aunque importante, es entendida como una toma de conciencia sobre la educación y no como un castigo o un sistema para humillar y hacernos sentir tontos respecto a los demás».

«Todos tenemos capacidad para aprender de todo. El problema es que la escuela tradicional está pensada para el pensamiento lógico, como si todos fuéramos iguales y cortados por el mismo patrón. Se necesita una metodología adecuada e individualizada».

«La neurociencia explica que la mejor forma de aprender es a través de las emociones. Las artes son capaces de catalizarlas, y por eso son tan necesarias para los profesionales de un futuro incierto en el que los robots ocuparán parte de nuestras vidas».


Autora: Lucila Blázquez, en el mundo.es el 9/10/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Las mentes matemáticas mueven el mundo
REVISTA DE PRENSA • 21/01/2019
En la era de los algoritmos, la supercomputación y el big data, las matemáticas se han convertido en una de las disciplinas más prestigiosas y demandadas. En la Universidad, la carrera vive un auge sin precedentes y sus alumnos se han vuelto clave en todo tipo de sectores. Se les requiere en finanzas, en biomedicina, en la industria petrolífera. Este es un viaje desde las aulas hasta las salas de mercado de la banca de inversión para comprender cómo las conjeturas y teoremas están transformando el planeta. María Pe Pereira entra en el aula y comienza a escribir una demostración en la pizarra. “Un corolario del teorema de Cauchy para grupos abelianos”, recuerda a los alumnos. Pe Pereira tiene 37 años. Viste camiseta y vaqueros. Es burgalesa. A los 17 ya había sido medalla de oro en la Olimpiada Matemática Española. A los 30 resolvió junto a Javier Fernández de Bobadilla una conjetura planteada por el célebre matemático John Nash.