X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

"Los exámenes no sirven para nada"

María Acaso es investigadora de educación disruptiva y profesora de la Universidad Complutense de Madrid. Acaba de publicar 'Art thinking, cómo el arte puede transformar la educación' (Editorial Paidós).

REVISTA DE PRENSA • 16/10/2017

«El 'Art Thinking' transforma la educación a través del arte. Lo introduce como metodología en cualquier asignatura, ya sea enseñar Historia con Juego de Tronos, las tablas de multiplicar con canciones o Literatura con un mural. Cambiar la educación convencional por estas cinco artes: visuales, escénicas, digitales, sonoras y arquitectónicas».

«Los contenidos de la escuela tradicional no tienen nada que ver con los niños y jóvenes actuales. No hay conexión entre lo que aprenden y la realidad social que están viviendo. Los libros tradicionales y convencionales ya no sirven».

«El sistema educativo actual no se ajusta a la realidad social porque está basado en un modelo del pasado y no del presente. Existe un claro desajuste. Sin embargo, el arte puede volver a ajustarlo y eliminar este desfase. Es fundamental una nueva formación para el profesorado que enseñará a los profesionales del futuro».

«Estamos volviendo a los niños aún más ansiosos de lo que ya son. Les apuramos con clases de 45 minutos, una tras otra. Un aprendizaje basado en las artes permitiría trabajar por proyectos y no por tiempo. Sería un aprendizaje real y no el memorizar cosas que luego se olvidan y ya no sirven para nada».

«Las artes ayudan a desarrollar el pensamiento divergente y crítico. Eso te hace ser autónomo en tus decisiones. Mirar y analizar más allá de lo que vemos y nos rodea, especialmente en esta sociedad de redes sociales y revolución tecnológica. Ya no somos sólo consumidores de imágenes, también productores. Tenemos la responsabilidad de crear una sociedad mejor a través de todas las cosas que producimos».

«Los exámenes no sirven para nada en la educación. En Art Thinking no existen porque la evaluación, aunque importante, es entendida como una toma de conciencia sobre la educación y no como un castigo o un sistema para humillar y hacernos sentir tontos respecto a los demás».

«Todos tenemos capacidad para aprender de todo. El problema es que la escuela tradicional está pensada para el pensamiento lógico, como si todos fuéramos iguales y cortados por el mismo patrón. Se necesita una metodología adecuada e individualizada».

«La neurociencia explica que la mejor forma de aprender es a través de las emociones. Las artes son capaces de catalizarlas, y por eso son tan necesarias para los profesionales de un futuro incierto en el que los robots ocuparán parte de nuestras vidas».


Autora: Lucila Blázquez, en el mundo.es el 9/10/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.