X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

La metacognición, la forma definitiva que propone la ciencia para mejorar las calificaciones de los alumnos

Un estudio de la Universidad de Utah señala que aquellos estudiantes que en lugar de sobreestimar sus habilidades, conocen realmente sus capacidades, piensan sobre sus propios pensamientos tienen más posibilidades de sacar mejores notas

REVISTA DE PRENSA • 23/10/2017

Solo hace falta echar un rápido vistazo a Google y darle al «enter» para encontrar infinidad de métodos, herramientas y trucos para mejorar las calificaciones.

La ciencia, sin embargo, propone algo bastante más sencillo y que está al alcance de cualquiera. Es la metacognición. Su nombre da, a priori, la idea de un proceso dificultoso e inalcanzable, pero no. Se trata, simplemente, de ser conscientes de las habilidades que tenemos, y de las que no, de nuestras fortalezas y debilidades.

Un estudio de la Universidad de Utah señala que aquellos estudiantes que en lugar de sobreestimar sus habilidades, conocen realmente sus capacidades, piensan sobre sus propios pensamientos tienen más posibilidades de sacar mejores notas, concretamente un 10 por ciento de mejora en la puntuación de los exámenes.

«El objetivo era crear un sistema que ayude al estudiante a comprender mejor su capacidad de modo que cuando lleguen a la prueba, estarán listos», asegura Brock Casselman, autor del estudio junto a Charles Atwood y que fue publicado en «Journal of Chemical Education».

El Centro Virtual Cervantes define la metacognición de la siguiente manera: «La capacidad de las personas para reflexionar sobre sus procesos de pensamiento y la forma en que aprenden. Esta capacidad se caracteriza por un alto nivel de conciencia y de control voluntario. El conocimiento sobre la propia cognición implica que un individuo es capaz de tomar conciencia del funcionamiento de su manera de aprender y comprender por qué los resultados de una actividad han sido positivos o negativos. La metacognición aplicada al aprendizaje de lenguas extranjeras se refiere al control que puede realizar durante su aprendizaje, e incluye la planificación de las actividades cognitivas, el control del proceso intelectual y la evaluación de los resultados».

Este estudio surge como resultado de las malas calificaciones de los estudiantes en la Universidad de Utah. En 2010, solo dos tercios de los alumnos que hicieron el curso lo aprobaron, y de los que no lo hicieron, solo una cuarta parte lo retomó y aprobó.

«Estamos tratando de detener eso», asegura Atwood. «Queremos que nuestros alumnos rindan mejor, particularmente en las tareas cognitivas más complejas y de mayor nivel, y queremos que sean exitosos y competitivos respecto a cualquier otra escuela en el país».

Parte del problema, según el estudio, radica en cómo los estudiantes ven sus propias habilidades. Cuando se les pidió que pronosticaran sus puntajes en un examen realizado al inicio del año escolar, los estudiantes de todos los niveles de rendimiento sobreestimaron sus puntajes en un promedio de un 11 por ciento. Los estudiantes en el 25 por ciento más bajo de puntajes de clase sobreestimaron sus capacidades en un 22 por ciento.

Este fenómeno no es desconocido: en 1999, los psicólogos David Dunning y Justin Kruger publicaron un documento que afirmaba que las personas que tienen un desempeño deficiente en una tarea tienden a sobreestimar su capacidad de desempeño, mientras que aquellos que sobresalen en la tarea pueden subestimar su competencia. «Se convencen a sí mismos de que saben lo que están haciendo cuando en realidad no lo hacen», dice Atwood.


«No entiendo esto tan bien como creía»

El antídoto para tal tendencia es el compromiso en la metacognición, o pensar y reconocer las propias fortalezas y limitaciones. «Una vez que han entendido algo y se dan cuenta de "no entiendo esto tan bien como creía", ajustarán su patrón de aprendizaje», dice. Después de revisar investigaciones anteriores sobre la metacognición en la educación, Atwood y Casselman se propusieron diseñar un sistema para ayudar a los estudiantes de química a estimar con precisión su desempeño y hacer los ajustes necesarios.

En colaboración con Madra Learning, una plataforma de evaluación de tareas y aprendizaje en línea, Casselman y Atwood les pidieron a los estudiantes que pronostiquen sus puntajes en una prueba práctica antes de realizarla. En el primer examen de mitad de trimestre de la clase de 2016, Casselman y Atwood pudieron ver que los puntajes de la sección experimental del curso fueron significativamente más altos que los del grupo de control que no recibió el entrenamiento de metacognición.

En general, los estudiantes que aprendieron habilidades de metacognición obtuvieron un puntaje alrededor del 4 por ciento más alto en el examen final que aquellos del grupo control. Pero la mejoría más significativa se registró en el cuartil inferior de estudiantes, que obtuvieron una mejora del 10 por ciento, en promedio, que el cuartil inferior del grupo de control.


Autor: J. G. S. en abc.es el 22/10/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.