X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Los niños no son tontos o listos: ¿qué son las inteligencias múltiples y cómo potenciarlas?

Resolvemos para qué sirven y cómo aprovechar las que predominan y favorecer aquellas en las que son más deficitarios

REVISTA DE PRENSA • 30/11/2017

En los últimos años se ha popularizado mucho el concepto de inteligencias múltiples, esa idea de que la inteligencia es un constructo complejo que no puede definirse de una única manera. Lo que ya no es tan conocido es para qué sirve, qué hacer con ello y de qué manera puede favorecer a nuestros hijos.

Efectivamente, fue un psicólogo de Harvard quien publicó un revolucionario libro llamado Estructuras de la mente donde propuso la existencia de siete inteligencias a las que posteriormente se añadiría una más. Este psicólogo llamado Howard Gardner definió la inteligen cia como la “capacidad de resolver problemas, o crear productos, que sean valiosos en uno o más ambientes culturales”. En los contextos escolares se ha puesto el foco en la forma lógico-matemática y en la lingüística, pero esta corriente considera que la inteligencia puede expresarse de muy diferentes maneras y no solo constriñéndola a estas dos. El planteamiento consiste en agrupar las diferentes capacidades humanas de ocho tipos a los que posteriormente le sumó una más:

Espacial: capacidad para procesar la información en tres dimensiones, para relacionar colores, líneas, formas, espacio y figura. Las personas con esta inteligencia más desarrollada fijan las imágenes independientemente del lugar o posición en que este se encuentre, se anticipan a los posibles cambios de un objeto y lo pueden visualizar. En los niños se puede observar cuando se inclinan especialmente hacia juegos que consisten en armar o desarmar, puzles, legos y todo aquello que esté expresado en imágenes. Desarrollan esta inteligencia los juegos como decorar paredes, crear un mural, hacer puzles, laberintos, editar vídeos y crear pequeñas películas, etc.…

Lógica-matemática: es la habilidad para resolver problemas de forma lógica y a un alto razonamiento numérico. También es la capacidad para categorizar, deducir, clasificar siguiente un patrón lógico y establecer relaciones causales. Los niños en los que predomina este tipo de inteligencia son observadores, les gustan los acertijos y sudokus y les gusta saber cómo funcionan las cosas. Para favorecer este tipo algunas ideas son jugar con series lógicas, hacer experimentos con plastilina, cosas de reciclaje, usar mapas mentales, juegos que impliquen descifrar códigos, clasificar, ordenar siguiendo secuencias…

Corporal-cinestésica: predominio de la capacidad para controlar cuerpo y mente de manera muy competente. Puede ser gruesa como en el caso de los atletas o bailarines pero también fina, como por ejemplo los artesanos. Incluye equilibrio, destreza, fuerza, flexibilidad. Los niños en los que esta inteligencia predomina sufren mucho en sistemas tradicionales de enseñanza donde se les obliga a estar quietos durante largos periodos de tiempo, cuando la forma que tienen de absorber estímulos y aprender es a través del cuerpo y del movimiento. Este es su vehículo de expresión y aprendizaje. Pueden ser etiquetados como hiperactivos sin serlo. Estos niños disfrutarán mucho con todos aquellos juegos que impliquen el movimiento y la experimentación: búsquedas del tesoro, construcción de maquetas, legos, manualidades, representación con el cuerpo de lo abstracto o teórico.

Para desarrollar este tipo podemos ayudarles con estrategias tales como describir sus cualidades, sus puntos fuertes, usar técnicas de concentración y de reflexión acompañados

Lingüística: habilidad para usar las palabras tanto habladas como escritas, para el aprendizaje de idiomas, para la comunicación y la escritura. Los niños que tienen más desarrollada este tipo de inteligencia tienen un lenguaje rico y fluido, se interesan por los significados de las palabras y los usan correctamente, les gustan los cuentos, los juegos de palabras. Disfrutan expresándose a través de este canal. Algunas actividades para fomentar este tipo de inteligencia podrían ser preparar un discurso, escribir un pequeño cuento, inventar una historia, escribir una poesía…en definitiva todo lo relacionado con la palabra en cualquiera de sus expresiones.

Musical: personas con elevada capacidad para percibir y discriminar los sonidos y transformarlos en formas musicales, para componer y tocar diferentes instrumentos, para aprender ritmos y canciones. Necesitan la música y prefieren expresarse a través de ella. Las actividades que la refuerzan o desarrollan son aquellas cuyo ingrediente fundamental es la música y el ritmo. Los niños que tienen este tipo, se relajan y se centran con música y les gustan los juegos de aprender canciones, crearlas, reproducir los sonidos de la naturaleza, crear instrumentos musicales propios, tocarlos…

Inteligencia intrapersonal: se trata de una elevada capacidad para el autoconocimiento, para la gestión emocional de uno mismo, implica una gran conciencia de los estados de ánimo propios, deseos, necesidades, motivaciones. Las personas con esta inteligencia muy elevada tienen gran autocontrol, autoestima, habilidad para la introspección, están conectadas con sus prioridades y muy bien ancladas en el aquí y ahora. Este es uno de los tipos de inteligencia, que junto con la interpersonal, influyen más en la percepción de bienestar, felicidad y éxito que las llamadas “clásicas”, como la lógico-matemática y la lingüística. En los niños puede observarse en que prefieren trabajar solos, se concentran bien cuando les motiva la tarea, son independientes y capaces de saber y nombrar cómo se sienten y porqué. Generalmente se les etiqueta como tímidos, cabezotas e incluso lentos, cuando en realidad son niños muy creativos. Para desarrollar este tipo podemos ayudarles con estrategias tales como describir sus cualidades, sus puntos fuertes, usar técnicas de concentración y de reflexión acompañados, el juego individual, conocer y nombrar las emociones, saber qué las ha desencadenado, aceptar los errores…todo lo que lleve al autoconocimiento y mejor gestión de sus estados emocionales.

Inteligencia interpersonal: es un tipo de inteligencia fundamental ya que es la que nos lleva a la elección de la pareja o de los amigos, está basada en la empatía y la habilidad para manejarnos en las relaciones. Nos permite entender e intuir los estados de ánimo, motivaciones, razones de la conducta de los demás. Los niños que tienen esta inteligencia muy desarrollada quieren estar siempre acompañados y en grupo, disfrutan del juego colectivo, son hábiles en la evitación y gestión de los conflictos entre iguales, disfrutan de las relaciones con los demás, empáticos, sensibles a las emociones ajenas. El trabajo cooperativo (no competitivo), aprender a dar y recibir feedback, comprometerse con los demás, apreciar la diferencia como un valor, respetar a otras formas de vida y de pensamiento, en definitiva, todo aquello que desarrolle la capacidad empática y solidaria y respetuosa.

Inteligencia naturalista: es la que nos hace sensibles a la naturaleza, los animales, el medioambiente. Capacidad para percibir las relaciones entre las especies, en observarlas, en la preferencia por las actividades al aire libre, les fascina todo lo relacionado con la naturaleza. La exploración de los entornos más cercanos, las visitas a lugares donde puedan verse animales y otros hábitats, sembrar un pequeño huerto, convivir con animales y responsabilizarse de su cuidado, coleccionar piedras, hojas, observar insectos y todo aquello que les conecte con un plano natural donde la percepción y la intuición son protagonistas.

Inteligencia existencial: se trata de la capacidad para hacerse preguntas sobre los grandes interrogantes de la existencia, sobre el sentido de la vida y de la muerte, el porqué de nuestro paso por la vida…Es una de las primeras en desarrollarse en niños con altas capacidades los cuales a una edad muy temprana ya empiezan a preguntarse por la muerte y el sentido de la vida, la existencia de Dios, etc... el desarrollo de esta inteligencia está ligado a las creencias del sistema familiar y a las actividades que desarrollen de acuerdo con ellas.

Los nueve tipos de inteligencia se encuentran en mayor o menor medida en todas las personas, si bien unas de forma más predominante que otras. En el caso de nuestros hijos, la idea es ser capaces de aprovechar las que predominan en ellos y favorecer aquellas en las que son más deficitarios a fin de equilibrar todas las aptitudes buscando un desarrollo armónico que potencie sus puntos fuertes pero sin desatender aquello que menos le favorece.



Autora: Olga Carmona en elpais.com el 30/11/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Margaret Boden: "La inteligencia artificial, como el hacha, se puede usar para el bien o para el mal"
REVISTA DE PRENSA • 09/05/2018
Margaret Boden (Maggie para los amigos) ha visto de todo desde 1936. Nació en el Londres de los bombardeos y de Alan Turing, se abrió paso en el masculino mundo de la ciencia y se descolgó en 1977 con Inteligencia Artificial y Hombre Natural, uno de los libros pioneros en un campo que ha contribuido a ensanchar gracias a su 'sabiduría' adquirida en los mundos de la medicina, de la filosofía, de la psicología y de las ciencias cognitivas. A sus 82 años, Boden sigue activa desde su mirador en la Universidad de Sussex, fiel a su condición de insaciable "mariposa intelectual". Nos recibe con vestido floreado en su casa de Brighton, que pronto sentimos como nuestra. Y nos invita a hacer un recorrido por las estanterías donde alternan libros y pequeños frascos de vidrio que se estiran hasta tiempos de los romanos.
Noticia
“Enseñamos a los niños a aprobar exámenes, pero no a pensar y a entender las matemáticas”
REVISTA DE PRENSA • 30/05/2018
Cuando el profesor Yeap Ban Har (Penang, 1968) habla de matemáticas, utiliza términos a menudo vinculados con el mundo de las letras, pero no con el de los números. Para este experto, referente mundial en la enseñanza de matemáticas, aprender esta materia no es tanto hacer cálculos como interiorizar un nuevo idioma. Las matemáticas se leen, se escriben e incluso se debaten. Doctor en educación matemática por la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, y profesor en el Instituto Nacional de Educación del mismo centro, Yeap ha recalado esta semana en Madrid para aportar luz a una pregunta compleja: ¿cómo enseñar matemáticas en los colegios? El experto, que viaja por todo el mundo dando formación a docentes, es la cara visible de un proyecto que la editorial educativa SM y la Universidad de Alcalá pusieron en marcha el año pasado para probar en 20 colegios españoles el llamado método Singapur de enseñanza de las matemáticas.
Noticia
«Debería existir una formación obligatoria para todas las personas que decidan tener un hijo»
REVISTA DE PRENSA • 30/05/2018
Víctor Arufe, ganador de los Premios Educa «Mejor docente de España 2017», no duda al asegurar que la educación de los niños es compleja y requiere de mucho esfuerzo por parte de los progenitores. Añade que los pequeños perciben el mundo de una forma muy diferente a los adultos, y es en esta perspectiva distinta del mundo donde radica la mayoría de los conflictos entre padres e hijos. ¿Qué pueden hacer los padres para que no resulte tan complicado educar a los hijos? Los adultos debemos hacer un esfuerzo en bajar al mundo de los hijos, un mundo donde no entienden, por ejemplo, que les quites las tijeras de forma brusca cuando van a empezar a jugar con ellas. No son conscientes del peligro, y esa reacción brusca de los padres les produce una rabieta inmediata, que puede pasar posteriormente a los gritos y a la autoridad del padre sobre el niño.
Noticia
Todo lo que puedes hacer para lograr hijos bien educados
REVISTA DE PRENSA • 31/05/2018
¡Ya estoy harta! Ya está bien, señores, de seguir aguantando». Así de efusiva y enfadada se mostraba hace unos días Eva Romero, profesora del Instituto Isidro Arcenegui de Marchena (Sevilla), al exponer en el claustro de profesores su indignación «por la mala educación de los alumnos y el proteccionismo de los padres, que quieren que sus hijos aprueben sin sufrir. Me pagan por enseñar, no por aguantar», clamaba. ¿Qué está ocurriendo? ¿Por qué cada vez más docentes se quejan de que sus alumnos les faltan al respeto? ¿Por qué el profesor Don José es ahora para los alumnos Pepe o Pepito? ¿Quién tiene la verdadera responsabilidad de dotar de buena educación a los niños: los padres o el colegio? Para María Jesús Álava Reyes, directora del Centro de Psicología Álava Reyes, es evidente que se ha producido un deterioro en la buena educación y el respeto a los demás y «muchas familias no son conscientes del mal que están haciendo a sus hijos al consentir que sean egoístas, que se crean con derecho a todo, que puedan conseguir las cosas sin esfuerzo, a cambio de nada....».
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.