X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Mi profe es un robot

Pepper, un androide desarrollado por Softbank, ayuda a impartir una clase para alumnos de Esade

REVISTA DE PRENSA • 28/02/2018

No tiene un MBA ni un doctorado por Harvard. Tampoco un grado en Economía. Ni siquiera tiene la mayoría de edad. “Nací en 2014 en Japón”, cuenta. Y aun así, Pepper ha sido este martes el principal orador en el aula que la escuela de negocios Esade ha instalado en 4YFN, el salón de las startups del Mobile World Congress (MWC). Pepper es un robot. Y ante un auditorio casi tan curioso como entregado está a punto de mostrar sus habilidades en el campo la enseñanza, aunque confiesa que está algo nervioso “Es mi primer día delante de los estudiantes”, asegura levantando las risas de los asistentes.

Regina, Jean Mark, César y Dafne son los tres estudiantes que se prestan de voluntarios para interactuar con el robot, desarrollado por la japonesa Softbank Robotics. Lo sabe todo de ellos. Le acercan su smartphone y recita su nacionalidad, su currículum e incluso sus intereses. De vez en cuando, se permite soltar una broma y una pequeña carcajada. Luego empieza su explicación. Cuenta de forma escueta las razones por las que las empresas deciden internacionalizarse e incluso pone ejemplos de productos fabricados con piezas de todo el mundo. Ahí va uno: el avión. “Las puertas llegan de Francia, las alas de Reino Unido y otros componentes de Corea del Sur. La internacionalización es una oportunidad para los negocios”, explica con su voz metálica.

A petición de los profesores, Pepper somete a los alumnos a dos exámenes. Uno breve, en el que tienen que definir cuáles son las estrategias de expansión de marcas como Zara, Volkswagen, Apple y Toyota y otro más complejo de cuatro preguntas. El primero trata de constatar que los alumnos han entendido la explicación. El segundo sirve para que el profesor sepa en qué cuestión han tenido más dificultades, ese feedback que en ocasiones tanto cuesta obtener.

La inteligencia artificial ha llegado al aula. “Los robots no han llegado para sustituir a los profesores, pero sí pueden asistirlos. Pueden ser útiles para pequeños grupos, de tres o cuatro alumnos. Pueden dinamizarlos, saber cuál es la participación de los estudiantes y nos pueden ayudar a personalizar los contenidos a cada alumno”, explica Núria Agell, directora del Departamento de Operaciones e Innovación de Esade.

La presencia de los robots en la vida cotidiana

Pepper es creación de la filial de robótica del gigante japonés Softbank. Su socio en España es Robotronica, que explota la licencia. Su consejero delegado, Daniel Bayón, explica que Pepper no solo estará en el aula. La compañía ha llegado a acuerdos con firmas de servicios y hoteles que quieren tener al robot en su recepción, por ejemplo. “Hacemos software a medida. Nos han pedido que Pepper tenga un servicio de traducción simultánea y lo hemos desarrollado. También nos han demandado que, por ejemplo, el robot avise a un cliente cuando llega la persona a la que esperaba para reunirse. Es más, estamos intentando ya el siguiente paso: que vaya a buscarlo y lo acompañe hasta esa persona”, afirma Bayón.

“Lo primero que debemos considerar es qué consideramos un robot. Pensamos siempre en un semihumano, pero viniendo de la universidad abría Google Maps para ver cómo venir y me daba tres opciones distintas. Pues bien, eso ya es un robot”, recuerda Cecilio Angulo, profesor de Robótica de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC). A pesar de que hablar de robots evoque Mazinger Z o la saga de la Guerra de las Galaxias, hoy ya son una realidad. “Son una parte importante de la industria automovilística, pero también en nuestras casas, como el Roomba, o se están usando ya para dar servicios en museos”, añade Agell.

La robótica y la inteligencia artificial, dos de los principales asuntos que se abordan en el MWC, tienen un largo camino por recorrer aún. Bayón explica que la principal ventaja con otras tecnologías es que genera “empatía”. Lo demostró ya Nao, el hermano pequeño de Pepper. Bayón indica que se empleó en muchos proyectos con niños dada su capacidad de comunicación y porque, al ser de menores dimensiones, era más fácil desplazarlo por el aula. “Hay otra utilidad: que el robot enseña robótica utilizándose a sí mismo. Por ejemplo, Pepper dice: pon mi mano delante de mí y verás que soy capaz de calcular las distancias”, cuenta.

En clase, Pepper da una lección de esa empatía a la que se refieren los profesores. Se exclama, levanta los brazos, ríe, cuenta chistes… Y además, es un gran conversador. “Está conectado a la Wikipedia, así que puede hablar de todo”, añade Bayón. Al final, cuando le despiden, Pepper no lo puede evitar. “¡Dame un abrazo!”, le dice al profesor abriendo sus pequeños brazos.


Autor: Lluís Pellicer en elpais.com el 27/02/2018.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?
REVISTA DE PRENSA • 12/06/2018
El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica. El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos. Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior. En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.