X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

«Debería existir una formación obligatoria para todas las personas que decidan tener un hijo»

El profesor Víctor Arufe acaba de publicar el libro «La educación por escenarios»

REVISTA DE PRENSA • 30/05/2018

Víctor Arufe, ganador de los Premios Educa «Mejor docente de España 2017», no duda al asegurar que la educación de los niños es compleja y requiere de mucho esfuerzo por parte de los progenitores. Añade que los pequeños perciben el mundo de una forma muy diferente a los adultos, y es en esta perspectiva distinta del mundo donde radica la mayoría de los conflictos entre padres e hijos.

¿Qué pueden hacer los padres para que no resulte tan complicado educar a los hijos?

Los adultos debemos hacer un esfuerzo en bajar al mundo de los hijos, un mundo donde no entienden, por ejemplo, que les quites las tijeras de forma brusca cuando van a empezar a jugar con ellas. No son conscientes del peligro, y esa reacción brusca de los padres les produce una rabieta inmediata, que puede pasar posteriormente a los gritos y a la autoridad del padre sobre el niño. Si nos situáramos a su nivel, seguramente se las quitaríamos con cuidado y le diríamos que se puede hacer daño jugando con ellas. Nos entendería mejor porque estamos aportando una información valiosa que él no tenía. En definitiva, estamos afrontando un problema con una solución acorde a su óptica.

Y es aquí donde debemos empezar la buena educación, aportando argumentos e información novedosa para los niños. Tienen el derecho de pedir todo lo que se les antoja, porque son niños, pero nosotros debemos decir que no y explicar los motivos. Hay que educarlos para el consumo responsable, para criticar cualquier acto de violencia, para consumir alimentos saludables, para cuidar su cuerpo, para que asuma responsabilidades, para que sea autónomo, para que acate reglas y normas, para que respete la diferencia, para que tenga empatía, para que colabore en tareas domésticas… Todo esto es información y trabajo que deben aportar los padres.

¿Tienen claro los progenitores lo que realmente deben enseñar?

Es difícil saber qué enseñar, cómo y cuándo. Nadie les ha informado de ello, algunos padres se preocupan por conseguir información, leen libros, leen revistas, van a cursos…, pero otros, no tienen esa curiosidad e, incluso, afirman que saben educar. La educación, como otros ámbitos temáticos tiene directrices y hay que conocer los pilares básicos para poder trabajarla.

Deberían existir más escuelas de padres y solicitar desde la Administración el carné de educador familiar, un documento que se conseguiría tras pasar una formación con diferentes bloques temáticos: nutrición, psicología, pedagogía, ejercicio físico, etc. Sería una formación obligatoria para todas las personas que decidan tener un hijo. Como quien saca el carné de conducir y debe estudiar el reglamento de circulación y aprender a circular con su vehículo. Creo que podríamos construir una sociedad mejor y especialmente resolver muchas dudas a muchas familias.

¿Cómo acotar la educación que queremos dar ante tanto volumen de información al respecto?

Efectivamente hay un exceso de información, pero no leemos todo lo que hay. Generalmente nos quedamos con titulares, y estos pueden estar impregnados de intereses comerciales. Tenemos que leer mucho más, y apostar por la lectura de grandes obras y artículos completos.

¿En qué consiste la fórmula de educar por escenarios?

En trabajar con los niños estrategias prácticas educativas durante todo el día y en cada escenario donde el niño actúe o interactúe. Los escenarios los clasifico en tres grandes grupos: pueden ser habituales, como el hogar, la escuela, el coche, la calle, la visita a un centro comercial, o la escuela deportiva; ocasionales, como el museo, un parque de atracciones, una fiesta de cumpleaños o un restaurante; o temporales, como, por ejemplo, la Navidad, las vacaciones de verano o las fiestas del pueblo. En todos ellos tenemos que rentabilizar las oportunidades que nos brindan para educar.

Siempre me gusta comparar la educación por escenarios como un sistema de riego por goteo. Son pequeñas gotas de educación que fomentamos en cada momento del día, poco a poco van calando en el cerebro del niño, y va adquiriendo hábitos, rutinas, normas, responsabilidades, tareas, conciencia, valores, etc.

Se trata de aprovechar las situaciones que nos ofrece cada día, cada momento, cada escenario, para enriquecerlas con gotas de educación. Es la única forma de forjar niños educados. De nada sirve que eduquemos en casa si luego en el restaurante no utilizamos ciertas estrategias. Esto es una carrera de fondo, donde las 24 horas del día 365 días al año tenemos que estar en alerta y estableciendo estrategias en cada lugar.

¿Cuál es el escenario más difícil de afrontar?

Todos son complejos y tienen sus peculiaridades, pero quizá el más importante es donde paae el niño más horas, que generalmente son el propio hogar y la escuela. Son, sin duda, dos grandes escenarios donde invierte una gran cantidad de horas y donde presento en el libro muchas estrategias prácticas para que lleven a cabo los padres con sus hijos.

¿Son los padres constantes en la educación de los hijos?

Deberían serlo más. Pasamos del disfrute del bebé de meses a, poco a poco, permitir todo o casi todo en el niño de 3-6 años, y es precisamente a estas edades donde hay que hacer frente a las miles de rabietas que tendrá el niño. Porque todo el esfuerzo que hagamos ahora sentará las bases para un posterior trabajo educativo en la etapa de Primaria que, por supuesto, seguirá con la misma intensidad y calidad educativa. No podemos bajar la guardia hasta que nuestro hijo alcance la mayoría de edad. Si tenemos una buena base será mucho más fácil adentrarnos en la educación del adolescente, si no hay una buena base, será mucho más complejo.



Autora: Laura Peraita en abc.es el 30/05/2018.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.
Noticia
Todos los niños tienen talento potencial
REVISTA DE PRENSA • 14/08/2018
Vocalista y compositor, Jorge Ruiz es el líder del grupo de pop ‘Maldita Nerea’. Pero su historia va mucho más allá del mundo de la música. Pocos conocen que además de músico es logopeda y maestro especializado en Audición y Lenguaje. Desde hace años compagina su carrera musical con otra de sus pasiones: la educación. Como embajador de talento de la ‘Fundación Promete’, ha participado en numerosos foros pedagógicos, donde defiende la mejora de la educación como una tarea de todos, posible y necesaria. A través de su historia personal, Jorge Ruiz pone el foco en la importancia de desarrollar el talento potencial de cada niño a través de la creatividad y de sus capacidades individuales. Es autor del libro “Bailarina”, en el que bajo el mismo título que su último disco, explora el universo femenino. Muchas de sus reflexiones sobre el talento, la filosofía y la educación en general, se plasman también en sus letras. Para Jorge Ruiz, “el talento potencial ya está en cada niño. No hay que inculcarlo, hay que desprenderlo.”