X
Uso de Cookies
EIS Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”

La iniciativa y la capacidad para asumir responsabilidades son habilidades clave para hacer la transición de los estudios al mundo laboral, según la experta en talento Pilar Jericó

REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018

La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable?

La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo". Jericó, presidenta de la consultora Be-Up, participará el próximo 26 de junio en Generación E, un evento organizado por EL PAÍS que reunirá en La Casa del Lector de Matadero, en Madrid, a expertos en el mercado laboral con jóvenes en busca de su primera oportunidad.

Pregunta. ¿Cómo pueden los jóvenes enfocar la transición entre estudiante y profesional? ¿Con qué mentalidad deben afrontar sus primeros pasos en el mundo laboral?

Respuesta. Ese es uno de los momentos en los que más incertidumbre se genera. Además, te chocas con la frustración: todos salimos de la carrera con expectativas y luego la vida no es como nos imaginamos. Hay que verlo como un aprendizaje constante. A lo mejor a la primera o a la segunda no se acierta, pero el desafío es estar continuamente aprendiendo. Desde ahí es desde donde podremos aprovechar las oportunidades que nos brindan los trabajos, aunque no sean los que más nos gusten o los definitivos. Además, cuando estás estudiando piensas que hay determinadas cosas que son solo para los elegidos. Y no te das cuenta de que tú eres quien te estás excluyendo. La forma de afrontarlo es revisando el juicio interior, tu discurso mental. Y siendo uno mismo. Al final las empresas contratan gente que se ilusione con el proyecto y eso no se puede hacer si tienes miedo.

P. ¿Cómo se navega en esa incertidumbre de los primeros pasos?

R. Lo que tenemos que hacer a cualquier edad, y sobre todo en la juventud, es atrevernos a soñar y tener aspiraciones. Una cosa es que a la primera no se consiga y otra cosa es que no podamos conseguirlo nunca. El camino del éxito o de la realización personal no es un camino recto, va a estar lleno de curvas, de accidentes, de dificultades. Y el desafío consiste en caerse y en levantarse, pero sobre todo en tener un faro y un objetivo hacia el que ir. Hay personas que estudian la carrera con una vocación, hay quien la descubrirá después y hay quien no la va a encontrar nunca, y eso es legítimo. Pero tengas o no vocación, no renuncies nunca a soñar y a imaginar cómo te gustaría verte.

P. A veces lo más difícil es marcarse un objetivo, sobre todo al inicio de la carrera profesional.

R. El reto es tomar una buena decisión, que depende de dos cosas. Primero, de la intuición: ¿qué es lo que te pide el cuerpo? Y aquí hay que ser muy honesto con uno mismo. Y segundo, de leer el contexto, el entorno, de recoger información y comentarios de los que te rodean como ingrediente para tu toma de decisiones. Pero la vida profesional es un camino que se va descubriendo. No creo en que haya que nacer y tener un sueño de por vida, creo que los sueños se van actualizando.

P. ¿Qué habilidades buscan las empresas en los jóvenes?

R. La iniciativa y el ser responsables. Alguien que no espere a que le tengan que decir lo que tiene que hacer, que asuma responsabilidades y que le gusten las responsabilidades. También buscan personas optimistas y que les guste trabajar en equipo.

P. En el contexto de desempleo y precariedad en el que salen los jóvenes al mundo laboral, puede ser difícil encajar ese mensaje de “voy a por lo que quiero” en lugar de “voy a por lo que me ofrezcan”.

R. Hay mucho pesimismo y una forma de diferenciarse es precisamente con el optimismo. También creo que encontrar empleo es un trabajo en sí mismo, que implica a veces muchos tropiezos y mucha paciencia. Pero no hay que desistir jamás, hay que trabajar una red de contactos, mostrar iniciativa… las empresas están ávidas por contratar millennials. Estamos en una situación de crecimiento vegetativo negativo y eso es un problema real para las empresas. Ahora los jóvenes tienen mucho más poder del que creen, las empresas están deseosas de contratarles.

P. ¿Por qué? ¿Qué ven en ellos?

R.
Es la sangre, la renovación, el mundo digital. Me impresionan mucho los dos mensajes tan opuestos que escucho: por un lado las empresas, que no hay manera de contratar jóvenes; y por otro lado los jóvenes, que no hay manera de encontrar trabajo.

P. ¿Cómo pueden los jóvenes encontrar un punto de conexión entre esos dos mensajes opuestos?

R. Con una actitud de no dejarse llevar por los discursos pesimistas. Lo que hay que hacer es saber ponerse en valor. Revisa el currículum, envíalo y ofrécete. Métete en iniciativas, haz prácticas y muévete, el mundo está ahí. El trabajo no va a llamar a tu puerta, tienes que ir a buscarlo. Y para eso tienes que empezar desde ya, desde que se está estudiando.



Autora: Bárbara Sánchez en elpais.com el 22/06/2018.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Ya sé hablar inglés, ¿qué otro idioma puedo aprender?
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
Quien busque trabajo o intente mejorar en su carrera se habrá dado cuenta de una cosa: hablar inglés ya no es un factor diferenciador. Dominar la que se ha convertido en la lengua franca ha dejado de ser un extra que añadir al currículum para convertirse en algo que se da por hecho. Así, por ejemplo, una de cada tres ofertas de trabajo exige un idioma extranjero y en el 92% de los casos ese idioma es el inglés, según un estudio reciente de Adecco. Frente a esta homogeneización, ¿cómo se puede despuntar? Conocer un segundo idioma extranjero tiene cada vez más peso a la hora de diferenciarse en el competitivo mercado laboral. “Hablar otro idioma es un beneficio cognitivo e intelectual, pero también económico”, resume Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra (UNAV). “Te abre oportunidades tanto para responder a inquietudes intelectuales como para conseguir beneficios económicos”. En España, la importancia de aprender al menos un idioma ha calado.
Noticia
“Los jóvenes tienen mucho más poder del que creen”
REVISTA DE PRENSA • 13/07/2018
La distancia entre la etapa formativa y el mundo laboral es, para muchos de los jóvenes que se enfrentan al reto de conseguir su primer trabajo, un abismo. La tasa de paro juvenil, que en España se sitúa en el 36%, se suma a un mercado laboral cada vez más competitivo. Se pide conocimiento técnico, pero también habilidades personales, como saber comunicar o trabajar en equipo, además de mentalidad digital y una actitud de constante aprendizaje. En este escenario, ¿cómo dar los primeros pasos hacia ese primer trabajo que parece inalcanzable? La experta en liderazgo y talento Pilar Jericó, autora del blog de EL PAÍS Laboratorio de felicidad, señala el autoconocimiento como herramienta de trabajo: "Las empresas buscan gente autónoma, con iniciativa y capacidad de ilusionarse. Y eso pasa por conocernos: conocer nuestros juicios de valor, que son los más terribles, y conocer también nuestras emociones para que no seas tú quien te limites a ti mismo".
Noticia
En grupo se aprende más (y mejor)
REVISTA DE PRENSA • 20/07/2018
En una de las aulas de la escuela de negocios EAE, cuatro alumnos se reúnen cada semana para debatir. Los cuatro trabajan y a la vez estudian un máster de marketing online, pero desde hace tres meses dedican las tardes de los viernes a avanzar en su proyecto final, del que depende que finalmente consigan su título. Deben diseñar la estrategia digital de una pequeña empresa que fabrica chocolate y deben hacerlo en equipo, por lo que cada pequeño paso que dan es objeto de un intenso debate: ¿creamos un ecommerce o vendemos solo en Amazon? ¿A qué le dedicamos más presupuesto? ¿Y qué ingresos vamos a conseguir? Nadie manda y todos tienen que ponerse de acuerdo en las decisiones que el equipo tome. “Lo más difícil es aprender a ceder”, admite Álvaro Insausti, uno de los miembros del grupo, tras seis meses trabajando con los mismos compañeros.
Noticia
Todos los niños tienen talento potencial
REVISTA DE PRENSA • 14/08/2018
Vocalista y compositor, Jorge Ruiz es el líder del grupo de pop ‘Maldita Nerea’. Pero su historia va mucho más allá del mundo de la música. Pocos conocen que además de músico es logopeda y maestro especializado en Audición y Lenguaje. Desde hace años compagina su carrera musical con otra de sus pasiones: la educación. Como embajador de talento de la ‘Fundación Promete’, ha participado en numerosos foros pedagógicos, donde defiende la mejora de la educación como una tarea de todos, posible y necesaria. A través de su historia personal, Jorge Ruiz pone el foco en la importancia de desarrollar el talento potencial de cada niño a través de la creatividad y de sus capacidades individuales. Es autor del libro “Bailarina”, en el que bajo el mismo título que su último disco, explora el universo femenino. Muchas de sus reflexiones sobre el talento, la filosofía y la educación en general, se plasman también en sus letras. Para Jorge Ruiz, “el talento potencial ya está en cada niño. No hay que inculcarlo, hay que desprenderlo.”