X
Uso de Cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cómo será la educación del futuro?

OPINIÓN • 05/05/2015

Podemos empezar a hablar del futuro recordando que los humanos nos diferenciamos de otros primates entre otras cosas por nuestra capacidad para proyectarnos al futuro, para hacer planes, para trazar un itinerario que nos lleve allí. Es decir, que el futuro es, en parte, producto de lo que proyectemos y seamos capaces de realizar. El lóbulo pre-frontal hace su trabajo en positivo cuando diseñamos nuestro futuro, aunque también tenemos la cruz de esta maravillosa capacidad para proyectarnos al futuro, que es la ansiedad de anticipación, representada estelarmente por los –cada vez más frecuentes- ataques de pánico.

Respecto a la educación podemos y debemos, padres y educadores, imaginar cómo será ese futuro para ir, ya, trazando ese plan.

Varias pistas van desentrañándose a la luz de los conocimientos que vamos adquiriendo y de la divulgación que de esos conocimientos hacen influyentes autores:

Estamos ante una gran revolución social y educativa. Cambia la forma de aprender, cambia la forma de enseñar y deben cambiar los contenidos y la forma de transmitirlos

– Goleman insiste en la capacidad de concentración (“Focus”). Estamos en un momento de múltiples estímulos que nos alejan de la concentración.

– Lynda Gratton insiste en la importancia de una competencia laboral especializada y en profundidad, en la colaboración y en la calidad ( “el futuro del trabajo ya está aquí”).

– Giacomo Rizzolatti pone el foco en la empatía (“Neuronas espejo”).

– Mª Luz Sánchez García Arista y otros mediadores escolares insisten en la resolución de problemas (“Gestión positiva de conflictos en el medio escolar”).

– Eduard Punset se empeña en que debemos aprender a desaprender (“El viaje a la vida”).

Estos conocimientos procedentes mayoritariamente de la neurociencia nos dicen que estamos ante una gran revolución social y educativa.

Cambia la forma de aprender, cambia la forma de enseñar y deben cambiar los contenidos y la forma de transmitirlos; manteniendo los valores sobre los que deben sostenerse.

Y la realidad tecnológica nos pone delante la importancia creciente de un medio digital y globalizado que puede ser la gran ocasión para que todos los niños del mundo puedan acceder al mejor conocimiento.

El mundo se va a dividir entre los alfabetizados del nuevo siglo, que aprenden en relación, que aprenden a entenderse y gestionar sus emociones, que aprenden a resolver y a desaprender, y los no alfabetizados del nuevo siglo, que siguen en métodos y valores del pasado siglo.

¿En qué siglo quieres que se eduquen tus hijos?

Lookschool @lookschool_info
Lookschool LinkedIn



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia
OPINIÓN • 11/02/2019
La plena participación de la mujer en todos los campos científicos es indispensable para el desarrollo completo de un país y, para ello, todo sistema educativo de calidad debe impulsar la eliminación de los obstáculos que dificultan el equilibrio entre mujeres y hombres. Así lo reflejaban en 1979 la «Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer» de Naciones Unidas y la Ley Orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres de 22 de marzo de 2007. El camino recorrido desde entonces ha sido largo y positivo, pero nos quedan aún grandes retos que abordar. En España, el 51% de la población de 20 a 24 años son mujeres y las estudiantes universitarias de Grado representan un 54% sobre la totalidad; también son mayoría en los estudios de Máster. En el desempeño de funciones específicamente investigadoras, la paridad está casi conseguida, con un 49,5% de investigadoras y un 50,6% de técnicas de investigación.