X
Uso de Cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Creas o te quejas?

OPINIÓN • 05/06/2015

Nos hemos acostumbrado a vivir en la cultura de la queja y en la cultura de la excusa, sin darnos cuenta de que eso nos convierte en auténticas víctimas, ya que desde ese rol no tenemos ningún control sobre nuestros resultados y por tanto los que obtenemos no nos gustan.

¿Qué pasaría si sustituimos la queja por la creatividad? Por ejemplo, nos quejamos de que nuestros hijos no estudian, les regañamos, les castigamos, nos frustramos y lo peor de todo conseguimos que se frustren ellos. Si utilizáramos la creatividad estaríamos creando formas diferentes para motivarles a estudiar, no con regalos materiales, ya que eso sería una motivación externa con fecha de caducidad, sino ayudándoles a encontrar un sentido, un para qué estudiar, con eso obtenemos la motivación interna que es la única que funciona a largo plazo, es nuestra gasolina en la vida para conseguir nuestras metas.

Y os preguntaréis ¿Cómo? Pues muy fácil, conectando al adolescente con sus valores, si te paras a pensar como los adultos conseguimos esa motivación para conseguir nuestros objetivos, verás que lo hacemos a través de nuestros valores. Piensa en un objetivo que hayas conseguido, ¿para qué lo querías conseguir? ¿qué te iba a aportar conseguirlo? Seguramente para sentir satisfacción, felicidad, plenitud, etc. Detrás de cada objetivo se esconde un gran valor y esa es la gasolina que nos permite conseguirlo, que nos permite salvar obstáculos.

El adolescente necesita encontrar su propia gasolina y es importante preguntarle: ¿Qué es importante para él?

Por tanto, el adolescente necesita encontrar su propia gasolina y es importante preguntarle: ¿Qué es importante para él? ¿Cómo se sentiría si consigue unas buenas notas? ¿Qué profesión se ve realizando en el futuro? ¿Qué le ayudaría a motivarse ahora? ¿Qué necesita? Con esto le conectamos con sus valores, le ayudamos a visualizar lo que quiere conseguir y descubriremos lo que necesita para lograrlo.

¿Qué pasaría si sustituimos la cultura de la excusa por la acción? Por ejemplo, cuando decimos “ya lo he intentado todo”, “no puedo hacer más de lo que hago”, es una forma de justificar el tirar la toalla. Si utilizáramos la acción, esas frases quedarían desmontadas. ¿Qué es lo que todavía no has probado a hacer? ¿Qué les está funcionando a otros?, ¿Dónde puedo buscar alternativas?. Esto nos ayuda a cambiar de perspectiva, a salir de un estado de bloqueo y pasar a un estado de recursos, donde las ideas vuelven a resurgir. Nuestro pensamiento cambia y por tanto nuestro lenguaje también cambia, ese lenguaje que cada día escuchan nuestros hijos y que modelan. ¿Quieres hijos que se excusen o hijos que actúen?

Por tanto, con creatividad y con acción conseguiremos resultados diferentes a los que obtuvimos desde la queja y la excusa. No solo descubriremos nuestros propios recursos, sino que también ayudaremos a nuestros hijos a descubrir los suyos.

María José Martín
Coach educativo
www.coachespana.com


Artículos relacionados:

.    Construyendo puentes entre padres e hijos

.    Ponerse en los zapatos de los padres

.    Una metáfora del coaching



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia
OPINIÓN • 11/02/2019
La plena participación de la mujer en todos los campos científicos es indispensable para el desarrollo completo de un país y, para ello, todo sistema educativo de calidad debe impulsar la eliminación de los obstáculos que dificultan el equilibrio entre mujeres y hombres. Así lo reflejaban en 1979 la «Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer» de Naciones Unidas y la Ley Orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres de 22 de marzo de 2007. El camino recorrido desde entonces ha sido largo y positivo, pero nos quedan aún grandes retos que abordar. En España, el 51% de la población de 20 a 24 años son mujeres y las estudiantes universitarias de Grado representan un 54% sobre la totalidad; también son mayoría en los estudios de Máster. En el desempeño de funciones específicamente investigadoras, la paridad está casi conseguida, con un 49,5% de investigadoras y un 50,6% de técnicas de investigación.