X
Uso de Cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ESCUELA DE PADRES

Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 7ª)

OPINIÓN • 27/06/2016

Como explicábamos en artículos anteriores, el lenguaje condiciona nuestro pensamiento y también condiciona nuestras acciones, nuestros hijos nos modelan constantemente, por ello tenemos que ser conscientes del impacto de nuestras palabras.

Stress versus Estrategia

Cuántas veces nos quejamos del stress y qué pocas veces nos damos cuenta de que somos nosotros mismos quienes lo provocamos con nuestro diálogo interno.

Esta semana vamos a transformar la palabra “solo” por “todavía” y nuestro stress comenzará a disminuir como por arte de magia, es algo que debemos enseñar a nuestros hijos porque les ayudará mucho en su día a día.

Qué diferente es cuando, en lugar de decirnos a nosotras mismas “solo me queda media hora para hacer la cena, enviar los emails, preguntarle el examen y ducharme”, nos dijéramos “todavía tengo media hora para hacer la cena, enviar los emails, preguntarle el examen y ducharme”. ¿Cómo me puedo organizar mejor? Y de ahí saldrán respuestas como, por ejemplo: hoy encargo la cena a domicilio, los emails los envío a primera hora de la mañana, a mi hijo le digo que confío en su responsabilidad de que se preparó bien el examen y al final tengo media hora para ducharme y relajarme, jajaja. ¡Qué diferencia!

Ahora en serio, no le damos importancia al lenguaje y condiciona cómo nos sentimos. Cuando decimos “solo tengo 10 minutos”, la orden que estamos dando a nuestro cerebro es que va a ser imposible conseguirlo y nuestro cerebro, que es muy obediente, se lo cree y por tanto no hace nada por conseguirlo, se bloquea, de ahí el refrán de “cuanto más deprisa más despacio”. Sin embargo cuando decimos “Todavía tengo 10 minutos”, la orden que estamos dando al cerebro es que aún hay posibilidades de conseguirlo, solo tengo que pensar en la mejor estrategia y generamos la creencia poderosa de que podemos hacerlo. Es la diferencia entre estar en estado de bloqueo o en estado de recursos.

Lo mismo le pasa a nuestros hijos, por ejemplo, en un examen, no es lo mismo que se diga a sí mismo “solo me quedan 10 minutos” a que se diga “todavía me quedan 10 minutos”. En la segunda opción habrá generado la creencia poderosa de que aún puede hacer muchas cosas si se organiza bien, alta concentración, bajo stress.

Enseñemos a nuestros hijos a utilizar palabras que les empoderen y para ello no hay nada mejor que enseñar con el ejemplo.

Prueba esta herramienta y, si te funciona, ¡quédatela!


María José Martín
Coach educativo
www.coachespana.com


Artículos de la misma autora:

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 6ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 5ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 4ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 3ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 2ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 1ª)

.    ¿Creas o te quejas?

.    Construyendo puentes entre padres e hijos

.    Ponerse en los zapatos de los padres

.    Una metáfora del coaching



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia
OPINIÓN • 11/02/2019
La plena participación de la mujer en todos los campos científicos es indispensable para el desarrollo completo de un país y, para ello, todo sistema educativo de calidad debe impulsar la eliminación de los obstáculos que dificultan el equilibrio entre mujeres y hombres. Así lo reflejaban en 1979 la «Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer» de Naciones Unidas y la Ley Orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres de 22 de marzo de 2007. El camino recorrido desde entonces ha sido largo y positivo, pero nos quedan aún grandes retos que abordar. En España, el 51% de la población de 20 a 24 años son mujeres y las estudiantes universitarias de Grado representan un 54% sobre la totalidad; también son mayoría en los estudios de Máster. En el desempeño de funciones específicamente investigadoras, la paridad está casi conseguida, con un 49,5% de investigadoras y un 50,6% de técnicas de investigación.