X
Uso de Cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ESCUELA DE PADRES

Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 8ª)

OPINIÓN • 01/07/2016

Como explicábamos en artículos anteriores, el lenguaje condiciona nuestro pensamiento y también condiciona nuestras acciones, nuestros hijos nos modelan constantemente, por ello tenemos que ser conscientes del impacto de nuestras palabras.

Culpa versus Responsabilidad

Hay una gran diferencia entre culpa y responsabilidad, la más importante es que la culpa afecta en negativo a nuestra autoestima y la responsabilidad afecta en positivo.

Por ejemplo, si cometemos un error y nos sentimos culpables, sufrimos, nos autocastigamos y bajamos nuestra autoestima: “Es mi culpa”. Sin embargo, si cometemos un error y nos sentimos responsables, buscaremos la forma de enmendarlo, de aprender de ello y de buscar soluciones, por lo que al final nos sentiremos orgullosas de haberlo solucionado, nos valoraremos y nuestra autoestima subirá: “Es mi responsabilidad”.

¿Ves la diferencia?

Pues teniendo en cuenta esto y una vez que somos conscientes del impacto, es nuestra responsabilidad aplicarlo con nuestros hijos, debemos evitar “es culpa tuya” y empezar a usar “es tu responsabilidad”, con ello les enseñaremos que no pasa nada si cometen un error (todos los cometemos), siempre que se hagan responsables del mismo y lo subsanen de la mejor forma posible. Desarrollarán la empatía, la estrategia, la humildad, la autonomía, el compromiso y gestionarán la frustración.

Para ello, tras decirles “es tu responsabilidad” les ayudaremos con preguntas del tipo ¿Cómo lo vas a solucionar? ¿Qué se te ocurre que puedes hacer para arreglarlo? ¿Cómo te asegurarás de que no te vuelva a ocurrir? ¿Qué has aprendido de esto?

Las preguntas abiertas permiten a la otra persona reflexionar, encontrar respuestas. Los sermones entran por un oído y salen por el otro.

Y por último decirte que el sentimiento de culpa está muy relacionado con nuestro nivel de exigencia, si nunca nos parece suficiente, siempre nos sentiremos culpables: “no estaré a la altura”. Tenemos toda la vida para mejorar y la perfección no es parte del ser humano, así que, salvo que seas de otro planeta, acepta los resultados y ponte el reto de mejorarlos la próxima vez.

Prueba esta herramienta y, si te funciona, ¡quédatela!


María José Martín
Coach educativo
www.coachespana.com


Artículos de la misma autora:

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 7ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 6ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 5ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 4ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 3ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 2ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 1ª)

.    ¿Creas o te quejas?

.    Construyendo puentes entre padres e hijos

.    Ponerse en los zapatos de los padres

.    Una metáfora del coaching




Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia
OPINIÓN • 11/02/2019
La plena participación de la mujer en todos los campos científicos es indispensable para el desarrollo completo de un país y, para ello, todo sistema educativo de calidad debe impulsar la eliminación de los obstáculos que dificultan el equilibrio entre mujeres y hombres. Así lo reflejaban en 1979 la «Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer» de Naciones Unidas y la Ley Orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres de 22 de marzo de 2007. El camino recorrido desde entonces ha sido largo y positivo, pero nos quedan aún grandes retos que abordar. En España, el 51% de la población de 20 a 24 años son mujeres y las estudiantes universitarias de Grado representan un 54% sobre la totalidad; también son mayoría en los estudios de Máster. En el desempeño de funciones específicamente investigadoras, la paridad está casi conseguida, con un 49,5% de investigadoras y un 50,6% de técnicas de investigación.