X
Uso de Cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España, a la cabeza de la UE en tasa de repetidores y abandono temprano

ABC abre un debate sobre las grandes deficiencias de la educación española y las soluciones para resolverlas

REVISTA DE PRENSA • 24/04/2015

La puerta de salida de la crisis económica no está solo en las inyecciones del Banco Central Europeo o las medidas fiscales. La educación es la piedra angular para asegurar un tejido productivo competitivo y la futura empleabilidad de los actuales estudiantes. La propia Estrategia Europa 2020 de la UE se fija como uno de sus objetivos prioritarios «incrementar la calidad general de todos los niveles de educación y formación» en la Unión para mejorar la situación laboral de los jóvenes.

En el caso de España, el panorama educativo hace esta exigencia más acuciante que en ningún otro país miembro. De acuerdo con los últimos datos de Eurostat, sigue ocupando el puesto de cabeza en abandono escolar temprano, uno de los grandes problemas que arrastra nuestro sistema educativo y en el que más insiste la UE que es necesario atajar.

A pesar de que en los últimos seis años ha ido disminuyendo la tasa de abandono -entendida como el porcentaje de alumnos que no continúa sus estudios más allá de la educación secundaria obligatoria-, todavía se sitúa en un 21,9, lejos del 15 que fija como meta la Estrategia 2020.

Pero no solo eso, sino que, «de ese 21,9%, el 70% no tiene título de la ESO», advierte el director general de Evaluación y Cooperación Territorial del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Sánchez. «Ese es nuestro gran problema: un montón de alumnos sin la titulación básica necesaria para continuar cualquier otro tipo de aprendizaje. Abandonan a los 16, 17 o 18 años y no tienen oportunidades, carecen de un título para cursar una enseñanza reglada».

«Los que repiten son precisamente quienes engrosan las filas del abandono temprano»


Falta de competencias

Ahora bien, el fracaso escolar que padece una parte importante de los niños y jóvenes españoles no se limita al abandono temprano de los estudios. En un sentido más amplio, explica el propio José Ignacio Sánchez, también lo es «que en tercero de primaria el alumno no tengan las destrezas lingüísticas adecuadas para pasar a cuarto, que no tenga la capacidad de comprender lo que debería para su nivel o para resolver un problema en el que tenga que emplear operaciones de cálculo».

Directamente relacionado con el fracaso escolar está el hecho de que España esté también entre los puestos de cabeza de la UE en alumnos repetidores. A los 15 años, la llama tasa de idoneidad -el porcentaje de alumnos que está en el curso que le corresponde por su edad- se sitúa en poco más del 60%. Es decir, casi el 40% de los estudiantes españoles de 15 años han repetido al menos un curso a lo largo de su trayectoria escolar.

Esto, además de encarecer el sistema educativo, para el alumno repetidor significa que al menos va a tardar un año más que sus compañeros europeos en alcanzar las competencias necesarias.

De hecho, según el director general de Evaluación y Cooperación Territorial, hay una «correlación directa» entre la repetición de curso y dejar colgados los libros antes de tiempo, de modo que «los que repiten son precisamente quienes engrosan las filas del abandono temprano».

Entre las principales razones que explican el alto abandono temprano y, por tanto, su menor capacidad para encontrar empleo, se encuentra el escaso interés que despierta la Formación Profesional entre los estudiantes españoles.

De hecho, un estudio de la UE estima que entre 2010 y 2020 cerca de dos tercios del crecimiento del empleo tendrá lugar en la categoría «técnicos y profesionales de nivel», es decir, la categoría más vinculada a la formación profesional postsecundaria.


Desajuste con el mercado laboral

En España, en la segunda etapa de educación secundaria, un tercio de los alumnos titulados lo están en FP, mientras que más de la mitad, el 52,1%, cuentan con el Bachillerato. Ello hace que el porcentaje de estudiantes con un nivel de estudios medios (segunda etapa de educación secundaria y postsecundaria no superior) es mucho más pequeña que la media europea (23,95% frente a 46,71%).

La Fundación Bertelsmann alerta de la debilidad del modelo español de transición escuela-trabajo, que a su juicio no cuenta con la base suficiente para dar una respuesta adecuada a los jóvenes. Según el vicepresidente de esta fundación, Francisco Belil, «este vacío ha provocado un desajuste entre la formación de los jóvenes y las necesidades del mercado laboral, causando problemas graves a una generación de jóvenes».

Esta entidad desarrolla precisamente un programa atajar el elevado índice de paro juvenil en España y promover la llamada formación profesional dual, que combina el aprendizaje con prácticas en empresas y que en los últimos dos años viene experimentando un cierto auge.

Manuel Trillo

Publicado por ABC el 23/04/2015



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS